EL CABALLITO DE TATA VICENTE

Posted on agosto 7, 2011

0


LEYENDA
EL CABALLITO DE  TATA VICENTE

Ascensión E. . Morales Cetina.

En una de las últimas casitas de la antigua y ahora desaparecida aldea  xpayaque,  Petén, vivía con su familia Don Vicente cuyo apellido se pierde en las añejas calendas del tiempo; él y su esposa, poco a poco se fueron quedando solos, pues, el único hijo procreado emigró hacia las chiclerías y después de diez años no se supo nada de él.-

Cariñosamente en la comunidad era conocido como TATA VICENTE:; al igual que sus vecinos era un diligente agricultor en pequeño, cosechaba maíz, fríjol, algunas brutas y tubérculos y que en ese lugar abundaban y al que debía su nombre; una -parte de su producción la destinaba para consumo doméstico y el poco excedente lo beneficiaba par su propia economía, además , cuidaba un hato ganado en su calidad de VAQUERO.

Hombre ya entrado en años, se ayudaba con su caballo que juntamente con su perro eran Inseparables. Todos los días muy temprano se dirigían a la cementera, laboraba basta las tres de la tarde y por el mismo sendero barroso regresaba al hogar en donde su esposa Da. Cirilo esperaba con una buena jícara de atolito caliente.

Los años fueron pasando y dejando sus huellas en aquellos ancianos como en todo ser viviente; la existencia de dicho matrimonio jamás se habla visto perturbada con problema alguno, vivían en paz con ellos mismos, con su prójimo y con Dios…así lo decían.-

Pero. una tarde que Tata Vicente regresó de su trabajadero, encontró a su esposa que se quejaba de mucho dolor en el vientre.  Inmediatamente llamó a la Curandera del lugar, pues, médico solo había en la Ciudad Cabecera:Flores, PETEN.  Llegó la Curandera, empleó todos los recursos a su alcance, pero le fue Imposible salvar la vida de Da. Cirila

21                                                                                                                                   22

Eran los años veinte, tiempo de  tranquilidad en Petén, ya no digamos en la aldea XPAYAQUE, cuya Iglesia católica era la única techada con lámina de zinc traída de Belice a lomo de muía. En todo el departamento solo se contaba con un sacerdote que cuidaba espiritualmente de los habitantes diseminados en los 36,000 Kms. cuadrados de Petén, llegaba a la aldea una vez al año, bautizaba masivamente a todos los muchachitos recién nacidos, casaba a cuanta pareja se hallara dispuesta y también tenía facultades apostólicas para confirmar a los ya bautizados. En esa época la confirmación se suministraba a los niños pequeños.  Allí, a la iglesia, se llevó el cuerpo de Da. Cirila, le rezaron un rosario y luego la inhumaron en el cementerio local con gran pesar de la comunidad que no excedía de treinta familias

XPAYAQUE estaba de duelo Da, Cirila Fue una de las primeras habitantes de la aldea y ya estaba en presencia de su Creador. Por supuesto, Tata Vicente estaba inconsolable  y entre lágrimas repetía: MEJOR ME HUBIERA MUERTO YO…MEJOR ME HUBIERA MUERTO YO….su quejido y lamento eran recogidos por el viento de la sabana, llevándoselo lejos,   muy lejos porque para rendir tributo, ninguna voz es débil, mas parecía que dijera; LLORO POR UNA MERTA Y SALUDO A UN INMORTAL.

*Se pronuncia ISCHPAYAQUE. Es el nombre de un tubérculo comestible. En español: Name.

La Curandera que auxilió a la difunta antes de morir, estando en el velorio comentó que el mal de doña Cirila había sido provocado por los espíritus  malignos instigados por algún enemigo del matrimonio. los  vecinos entre creer y no creer se decían:

Qué mal hizo dona Cirila que era un alma de Dios..

A Quien ofendió en vida la santa señora ?

Qué enemistad pudo cosechar Tata Vicente que no se mete con ninguno? Quién no quiere y estima de verdad en este pueblo a Tata Vicente?

Todas esas, interrogantes obtenían respuestas muy favorables tanto para la extinta,  como para su marido Realmente así era.

La vida siguió su curso allá en XPAYAQUE DONDE la mayoría de ganaderos eran residentes de Flores, poseían cientos de cabezas de ganado pastando en las verdes sabanas o visitaban ese lugar una vez; al año. En varias ocasiones el tigre salía de su madriguera en busca de comida y mataba alguna res grande o a un ternerito, otras se perdían, y como eran tantas, el vaquero ni se daba cuenta menos el dueño, pues , los animales los dejaban a la buena de Dios.

23                                                                                                                                   24

En las noches, la gente se alumbraba con candelas de cebo fabricadas por ellas mismas.  los niños, cuyos padres estaban en posibilidades, iban a estudiar a la escuela de San Francisco, y los domingos salían al pueblo a vender frutas como limoncillos, cocote de verano, zaramullo, guayabas, ——tamarindillo, y otras propias del lugar y de acuerdo a la cosecha.

La mayor parte de los infantes andaban descalzos y los menos calzaban macacinos

fabricados de cuero de vaca XPAYAQUE en esa época era una aldea del Municipio de San Juan de Dios:

Pero más tarde y al no poder subsistir San Juan de Díos como Municipio, pasó a ser una aldea de San Francisco, Peten, tal como se encuentra ahora.

Con el devenir del tiempo, Tata Vicente perdió a su perro y también a su caballito como él lo llamaba, ambos animales fueron victimas de la mordedura de una barba amarlilla, Sentía la muerte de ambos; pero lo del caballito no le pasaba por que era el que le ayudaba a trabajar en el campo y lo llevaba a todas partes.

Tata Vicente,  subsistía gracias a su propio trabado y la ayuda de sus buenos vecinos; aun que era octogenario mantenía buena parte de su vitalidad recia de campesino. Fue así como invadido por la nostalgia y en recuerdo de su Inolvidable animalito y empleando todos los recursos de sus dotes artísticos, fabricó uno (caballito) lo más parecido al de carne y huesos que tuvo, lo adornó muy bien manteniéndolo a la vista de la gente en el a centro de su casa cuyas puertas abría a cualquier hora.  Los niños de la localidad se divertían pasando a ver la figura del cuadrúpedo adornado con papeles de vistosos colores.

En los primeros días de marzo de cada año XPAYAQUE; vestía sus mejores galas con motivo de su fiesta patronal en honor a San Juan de Dios.

Se sabe que la imagen de San Juan de Dios,  posteriormente, cuando desapareció  la aldea pasó a la actual llocalidad del mismo nombre.

A la fiesta llegaba mucha gente de los lugares circunvecinos lo mismo que de Flores, particularmente era infaltable los ganaderos que se pasaban allí nueve días del rezado patronal.  La marimba llevada por ellos mismos tocaba durante el novenario,  los cantos de la iglesia eran acompañados por la música del instrumento nacional.  El  templo lo iluminaban con lámparas de gasolina;  los duelos de los días eran los mismos ganaderos.  Después del rosario por las noches , ardían los fuegos artificiales, sin faltar las vacas y ‘”toritos y castillos.  El fresco aire del verano y lo seco de la estación, hacían propicia la oportunidad para la masiva visita de los romeros…….

XPAYAQUE, al igual que  San Francisco, La Libertad, Poptún y Santa Ana. Tenían grandes superficies de tierra forrada de verde pasto donde en plena libertad y espacio comían las incontables cabezas de ganado vacuno y caballar.  Las sabanas eran tan extensas que la vista no alcanzaba a apreciar el final que se unía con el cielo color azul bandera.

Cuando alguien deseaba algún lote de terreno para establecer su vivienda familiar únicamente lo localizaba, avisaba al Intendente municipal y ya podía a limpiarlo y cercarlo y al quedarse a vivir allí.  Los moradores de esa comunidad se abastecían del liquido elemento de una aguaba que estaba a la salida del pueblo; el “cun” lo molían en piedras de moler y en sus cocinas jamás faltaba ” el tipix”.  Los XPAYAQUENSES  además de trabajar en sus propios cultivos , se ganaban la vida haciendo de cuidadores de las haciendas y popularmente conocidos como “vaqueros” y siendo los responsables de animales y de los bienes del propietario- patrono.

La marimba en sus vueltas pasaba por la casas de Tata Vicente, cada vez que eso sucedía durante el novenario al santo Patrono, el dueño del  animalito salía al frente de la vivienda,  la marimba dejaba escuchar una pieza ——especial y el Tata Vicente bailaba su caballito hasta más no poder,  luego,  el desfile seguía su ruta por el resto de la aldea.

Esa bailada del caballito se fue haciendo año tras año  hasta que el anciano ya no lo pudo realizar; entonces se encargó a otro vecino para que ejecutara EL BAILE DEL CABALLITO DE TATA VICENTE,  nombre con el que ya se le conocía.

A la edad de noventa años , Tata Vicente en medio del dolor de sus coterráneos dejó este mundo, fue sepultado a la par de su querida esposa.

Los priostes principales tomaron como una reliquia especial EL CABALLITO  y lo guardaron en la Alcaidía Auxiliar.  Cada año era renovado sus adornos y para entonces ya se encargaba a una persona especifica para ir por todas las calles bailando EL CABALLITO DE TATA VICENTE,  en recuerdo.  se decía, de aquel respetado nonagenario que sin quererlo ni habérselo propuesto legó a la posteridad y veneraciones subsiguientes UNA HERMOSA TRADICIÓN  que perdura hasta nuestros días.  Así nació EL FAMOSO BAILE DEL CABALLITO DE TATA VICENTE EN PETEN.

Debido a la escasez de agua,  particularmente en la época del verano, la gente poco a poco se fueron en busca de otros sitios con mejores oportunidades de vida, los ganaderos se llevaron sus animales , XPAYAQUE Fue desapareciendo del mapa.  Cuando eso ocurrió,  las autoridades civiles de acuerdo con las autoridades eclesiásticas determinaron que las laminas del templo, con carácter de donativo pasaran a la iglesia parroquial del antiguo “HORCADO”, hoy Santa Elena de la Cruz, para que así techaran su templo que era el primero  que hacían pues , el anterior tenía guano.

Según testimonio de los últimos vivientes, allí en XPAYAQUE,  vivió una familia de chinos , y cuyos descendientes aun existen en otros lares.

Al darse estos últimos acontecimientos,  ya EL BAILE DEL CABALLITO DE TATA VICENTE había trascendido a Ciudad Flores, traído por los mismos ganaderos que allá.  Fue así como para los días del novenario de enero en homenaje AL CRISTO NEGRO DE ESQUIPULAS o CRISTO NEGRO DE PETEN como se le conoce ahora, nunca, faltó en las tradicionales vueltas por la calles acompañado de la música especial que se le hizo y cuya primera estrofa dice así.

CABALLITO  DE TATA VICENTE
ECHALE CARGA Y NO LO SIENTE,
EN OTRO TIEMPO ASUSTABAS,
AHORA YA NO LO HACES,
TU TIEMPO YA HA PASADO
CON TODO LO QUE CARGABAS…..
(SE REPITE LA ESTROFA)
Tanto la música como letra de esa composición, como música tradicional de Petén, es de autor anónimo….

Anuncios