LA CASA ENCANTADA

Posted on agosto 7, 2011

0


LA CASA ENCANTADA

AEMC. Ascensión E. Morales Cetina.

El siguiente relato , se debate entre la ficción y la realidad, viene de principios del siglos que está por terminar,  Nosotros lo obtuvimos de personas que ahora tienen mas de noventa años de edad, y lo trasladamos a ustedes, lo mas fiel que es posible, porque si alguna cosa es interesante, es precisamente, platicar con adultos, pues, tiene en sus alforjas de los recuerdos muchas cosas, que de no escribirlos y contarlos a las presentes generaciones, se pierden para siempre, y traerlas al presente, es uno de los objetivos de esta audición de GRAN CONCIERTO…..

Fue así como uno de tantos días, un vecino nos llamó y nos dijo; tengo algo para usted, tome asiento y si quiere anotar, lo puede hacer.  Nos sentamos en la orilla de su cama y lo primero que manifestó fue una pregunta:  No sabe usted, el asunto de la Casa Encantada donde se celebraban bailes los lunes de animas?….nuestra respuesta fue negativa, y a la vez nos despertó vivo interés por conocer dicha cuestión, luego le dijimos: por favor cuéntenos todo lo que sepa ya que escribiremos sus propias palabras; bueno, contestó el anciano, escuche lo siguiente……

Como se sabe,–principió el relato—–, en aquella época, era costumbre y tradición dedicar los lunes de cada semana a as benditas animas del purgatorio, se les rezaba, pidiendo a Dios por el eterno descanso de sus almas, era un devoción que venia de nuestros antepasados que casi ya está en el olvido, se cumplía religiosamente.  A los niños, de esos años, se les sentaba en una banca durante todo el rezado y debían de comportarse con toda la disciplina que era imperante, se les enseñaba a orar a la vista de los mayores, nadie osaba portarse mal o distraerse, realmente, existía gran respeto, sobre todo para las cosas sagradas y devociones de la época….HOY LUNES, DECIAN LOS ABUELOS, ES DÍA DE LAS BENDITAS ANIMAS DEL PURGATORIO, QUE DIOS LES CONCEDA SU ETERNO DESCANSO…..AMEN…..

El entrevistado, tomó un sorbo de agua de lluvia y continuo su exposición en las forma siguiente:  Cerca de mi casa, existía una vivienda grande, techada de guano, paredes de colocheé y puertas de puro chico zapote, por su amplitud, la habían utilizado para realizar los bailes, especialmente, de los casamientos; pero nadie la habitaba, porque se oían rumores que allí espantaban y la mayor parte de los vecinos la llamaban LA CASA ENCANTADA, hasta se tenían miedo de pasar en sus cercanías, mayormente, en ese tiempo que los faroles apenas alumbraban las calles, y los apagaban a las doce de la noche, cuando el sereno recorría las calles dando la hora y anunciando el tiempo.

Además, se contaba que sus dueños fueron personas muy ricas que  tenían en su patio enterrado grandes tesoros.  Ellos ya habían fallecido y el inmueble estaba en manos de descendientes lejanos; pero repetimos, se mantenía desocupada por las razones mencionadas.  Pues, bien—prosiguió el anciano—–el sereno, me confió que, cierta noche de un lunes, cuando ya se retiraba de su trabajo, pasó por esa construcción, estaba cerrada, y oyó que adentro celebraban alguna fiesta, pues, se escuchaba música suave y taconeo de zapatos, lo raro era que no se percibían platicas de los asistentes como suele suceder en reuniones de esta naturaleza…..me detuve—-dijo el sereno, a  través de las rendijas de las puertas puede observar que en el interior habían parejas dedicadas al baile de un zapateado, música  muy popular en esos años……

Algo que me llamó la atención—-contó el sereno—-fue que nadie de los presentes levantara la cara, mas bien la tenían tapada con un manto de color negro….Yo, con la curiosidad, no me percaté que el tiempo avanzaba, y con la idea de ver quienes eran, se me olvidó que estaba en la casa Encantada……de repente,……la música dejó de oírse, la completa oscuridad invadió la habitación, todos los bailadores, se pusieron de rodillas y principiaron a rezar tal como lo hacia los vivos todos los lunes de las benditas animas del purgatorio, portaban en sus manos un rosario, y poco a poco, las voces eran menos audibles, hasta que quedó completamente vacío el salón….luego, se sintió una ráfaga de viento, las ventanas y puertas se abrieron de par en par, a mí, terminó contando el Sereno, la hoja de una puerta me pego fuertemente en el pecho y me lanzo a media calle, perdí el sentido, y no desperté hasta que uno de los que pasaban por allí, cuando ya eran las cinco de la mañana, me levantó y empezó a preguntarme qué me había sucedido….no pude responder y casi cargado me llevaron a me casa…………

Para finalizar la entrevista, pregunté a mi interlocutor: y esa casa todavía existe? ¡uffff! Contestó el anciano, con el tiempo, los descendientes primeros propietarios, ante los rumores que seguían corriendo y que nadie la quería ocupar, optaron por mandarla a botar y durante mucho tiempo el terreno quedó baldío, hasta que su nuevo comprador levantó allí un moderno edificio y LO DE LA CASA ENCANDA, SE FUE OLVIDANDO POCO A POCO, hasta ahora que lo recuerdo para contárselo a usted….pero que fue realidad, eso es verdad, yo no tendría ninguna razón para estas inventando cosas y engañar a la gente………, nos despedimos, y del ultimo expreso el vecino; voy a tratar de traer a la mente otro asunto de mi época, pase por aquí otro día y platicamos…..con la promesa de regresar, dimos un beso en la frente al venerable anciano y lo dejamos que durmiera su sagrada siesta…..era la una de la tarde de aquel día.

Anuncios