LA LEYENDA DEL HOMBRE SIN CABEZA

Posted on agosto 7, 2011

0


LA LEYENDA DEL HOMBRE SIN CABEZA

Este asunto, estuvo muy en boga y surgió alia por los años 1935 en Ciudad Plores, Petén; sin embargo, con el advenimiento de nuevos acontecimientos se fue desvaneciendo, al punto que en la actualidad, ya casi no se escuchan esta clase de supuestos acaecidos; pero lo que si es verdad, es que estas situaciones del diario vivir de nuestros antepasados entraron a formar parte del folklore del área central de este departamento, de allí la razón por la cual lo hayamos recopilado y lo traemos a la actualidad…. LEYENDA DEL HOMBRE SIN CABEZA DE LA CIUDAD CABECERA DEPARTAMENTAL….. .AÑOS 1935-1948……

Antes que nada, describimos como era Ciudad  Flores en aquellos años: existían extensos playones por los cuatro puntos cardinales, en esos espacios, algunos vecinos tenían sus potreros  allí pastaban sus bestias, los patios de las casas eran divididos tan solo por simples cercos de palo de tinto, la mayor parte de las casas eran de bajareque y techo de guano, en esos playones se jugaban los partidos de fútbol, se realizaban los desfiles para las fiestas cívicas, y también servían de escenario para las famosas carreras de cintas, los bailes, principiaban a temprana hora o se efectuaban de día, por lo que la gente se recogía en sus hogares temprano de la noche. Era el tiempo que gobernaba al País el Gral Ubico, por lo que la dictadura estaba en su mero apogeo; en Peten, regía el famoso BANDO DE POLICIA, elaborado por el Cnel.  y Lic. Clodoveo Berges cuando estuvo de Jefe Político y Comandante de Armas y Juez de Primera Instancia. La vagancia era muy muy poca, no había drogadiccion, en horas hábiles no se veía consumidores en los llamados ESTANCOS, hoy conocidos como CANTINAS, los delitos eran castigados severamente, los niños que andaban en la calle en horas de escuela, eran conducidos por la policía al centro educativo, se llamaba a sus padres a la Comisaría y se les cobraba una multa…el servicio de luz eléctrica era sumamente limitado….concretamente, podemos asegurar que, en ese tiempo, HABIA MUCHA DISCIPLINA Y RESPETO Y PROGRESO MATERIAL ESCASO.

17                                                                                                                        18

Pero, volviendo al HOMBRE SIN CABEZA, podemos agregara asi fue como las personas adultas contaban lo que habían escuchado de los propios testigos, y se decía que, por el lado de la playa norte de la Isla, entre doce de la noche y una de la madrugada, los días viernes, salía un espanto, consistente en la figura de un hombre que según lo visto, carecía de cabera, a pesar de que siempre llevaba sombrero negro, este lo portaba encima del cuello, aunque nadie lo había tocado ni siquiera acecdado mas  de cinco varas, sí lo hablan visto, y en las noches de luna, la figura se veía en. la sombra perfectamente, y se aseguraba que, nadie sabía de donde salía ni para donde se iba cuando desaparecía. ….ERA UN COMPLETO ENIGMA, que nunca se llego a despejar, pues, el temor de algo malo, impedía aventurarse a desafiarlo……. incluso, los días viernes, ñádie se atrevía a pasar a esas horas por las mencionadas playas, los vecinos preferían dar cuanta vuelta fuera posible con tal de evitar pasar por allí…..

Pero quienes eran los testigos ?..Para aclarar esto, recordemos que en esos añ’os, el destace de ganado vacuno y porcino, se realizaba en altas horas de la madrugada; se hacía fuera de la Isla y los destazadores o matadores como les decían, se levantaban muy temprano para empezar su tarea; salían de Flores a las doce y media de la noche, bogaban en sus canoas para dirigirse al Islote de la matanza ( hoy Sta* Barbara) También eran muy madrugadores Quienes se dedicaban a la extracción de arena y aquellos que iban al Joboó a traer piedra,  sin olvidar a los leñateros; y esto lo hacían para aprovechar lo fresco de la madrugada y evitar los aporreara lo fuerte del sol, especialmente, en época del verano…..Los testigos, pues, nos dijeron lo  siguiente:

Un viernes del mes de mayo de 1936, cuando uno de los matadores bajaba a la playa, donde ahora se encuentra la bomba del agua potable en Ciudad Flores—, siendo la una menos cuarto de la madrugada, iba con su canalete al hombro y su costalilla en la otra mano buscando su canoa; pero al querer quitar el candado de la cadena, se dio cuenta que había olvidado la llave; dejo canalete y costalilla allí, y se dirigió a su casa; al acornarse a la calle central, vio un bulto totalmente vestido de negro, parado como una estatua, llevaba un sombrero  también de color negro; pero el mismo lo tenía sobre el cuello, se podía observar que le faltaba la cabeza, mas parecía un espantapájaros…..E1 destazador se quedo paralizado..de una sola pieza… hizo tres veces la señal de la cruz, y en ese instante se acordó de lo que contaban de ese aparecimiento, quiso seguir caminando; pero, mas parecía estar sembrado entre las piedras y el zacate.

El bulto de negro, no se movía, al rato, el matador logro exclamar Quien eres?…….eres alma de esta vida o de la otra ?—contéstame—-; la calma del ambiente ya sofocante parecía contribuir a ser mas angustiante la situación; al fin, Jacinto, que así se llamaba el destazador, distante a unas quince varas, pudo dar unos cuantos pasos, queriendo buscar el camino de su casa; pero, preciamente, por donde tenía que pasar, allí estaba el hombre sin cabeza. Jacinto súdaba copiosamente, alcanzo a tomar una piedra y lanzársela al bulto; pero fue como si nada.  De repente, el matador, con la manga de su camisa de manta levanto el brazo para limpiarse el sudor de la cara; solo fue un pestaña  y cuando volvió la mirada hacia el Hombre de Negro, ya no había nada……todo estaba como antes…ni humo de ninguno…..

Subió a su casa, tomo un poco de cafe y se acostó en su hamaca; ya no tuvo aliento ni valor para salir a buscar su canalete y costalilla, menos ir a trabajar. Todavía con un pequero temblor de cuerpo, se quedó quieto, no queriendo despertar a su mujer ni a sus hijos, se  quedo pensativo, y tratando de desentrañar el misterio que envolvía ese aparecimiento, le daba vueltas al asunto, no encontrando una explicación lógica al caso.  Dicho sea de paso, Jacinto era de aquellas personas que jamas daba crédito a esas cosas, mas bien se burlaba de quienes si lo creían; pero ahora, estaba completamente convertido en sus adentros, se dijo: En cuanto amanezca, iré a revisar el sitio donde se paró el bulto negro, talvez dejo alguna huella…Cuando en el reloj de la torre de la Iglesia sonaron las seis de la mañana, Jacinto se levantó, callada la boca y fue a revisar el referido sitio; la única sorpresa que le puso nuevamente los pelos de punta fue que las  matas de zacate donde estuvo parado el bulto, se encontraban completamente chamuscadas, como si alguein haya prendido fuego en ese lugar. Jacinto, desde ese entonces, se dedica a otro oficio y la noticia corrió largamente…

Anuncios