LOS MISTERIOS DE LA LAGUNA PETENITZA

Posted on agosto 7, 2011

0


LOS MISTERIOS DE LA LAGUNA PETENITZA

Por: Hilda Burgos de Tesucun ) 23.11.99

En el calor del hogar…. una noche como todas, alrededor do nuestros hijos contamos leyendas, tradiciones, cuentos, historias, de nuestro Peten,  la tierra donde nacimos, LUIS, mi esposo, comenta lo que le paso cuando apenas contaba  nueve años de edad en el pueblo donde el nació San José, Peten, su  San José querido………

A mi, comienza relatando, siempre, desde chiquito me ha gustado la pesca….pero un día de tantos, pesque una mojarra que tenia una llaga en el lomo;  al llegar a  mi  casa, busque la mojarra para enseñársela a mi mama; pero con sorpresa vi que,  la” llaga no era otra cosa que una piedra.

Mi abuelita Lupa me dijo,  Luis, esa piedra es la virtud del pescado quítasela y la pones en un frasquito, pero tienes que alimentarla con la sangre del mismo pescado.  Así fue, cada vez que iba a pescar, cogía la piedra y con ella afilaba mis anzuelos y le decía a mi mama.  Cuantos pescados quieres que te traiga.

Los pescados estaban esperándome,  decía,  pues,  a mis amigos que iban conmigo no  les sonreía la suerte, no pescaban0 nada,  y yo me sentía feliz porque les ganaba a todos. Pero eso no es nada bueno, pues, por poco me come el pescado……Cuenta la papi, dicen mis hijos, y entonces, Luis, mi esposo siguió hablando….pues, fíjense que una noche, cuando la luna alumbraba como el día, le dije a mi mamá:  mamá voy de pesca, voy a poner el despertador del reloj a las cuatro para que llegue temprano hasta Nima  (la punta), voy a llevar a Julio de compañero;  mi mama me recomendó que tuviera cuidado, ya que la laguna es tan grande y tiene muchos peligros y muchos misterios.  Con la misma tensión o preocupación del viaje, me desperté, vi le reloj,  pero se había parado; salí al patio y mire la luna,  luna bien clara  todavía y me dije:  ya va a amanecer, desperté a Julio y me puse a hacer mi yoch indique a Julio: llévate el  lazo para la pótala y los anzuelos, que yo llevo el canalete, porque era grande, el lonche eran unas tortillas con un poco de queso..

Serían las once y media de la noche cuando los dos salimos para Nima, pensando que ya iba a amanecer.

Después de bogar largo rato, llegamos al otro lado de la laguna, oímos un ruido que hacía pocholon, pocholon, como algo que surgía de las profundidades del lago, ese ruido era cada vez mas fuerte, me llene de valor y  arrimé la canoa al polol, sembré mi canalete, amarre la canoa a un tronco y tire la potala,  amarre también a Julio, pues, como era mas pequeño que yo, tenia miedo que se cayera al agua.  De repente vimos que la ola venia mas fuerte hacia nosotros, y el ruido,  pocholon, pocholon (ruido que se hace en el agua) se sentía mas agudo, la canoa se mecía de lado a lado por la fuerza de las olas,…. .cual no serla mi sorpresa que  millares de peces de todos los tamaños y clases eran los que saltaban  y hacían ese ruido;  con miedo le dije a Julio, recemos, porque esto no es nada bueno, al  poco rato la gran mancha de pescados se fue retirando de la orilla, otra vez hacia lo hondo y en la canoa quedaron como sesenta pescados, entre ellos blancos, mojarras y Bules.

Quedo un silencio profundo. Hablé a Julio diciéndole saquemos las pótalas  hagámonos a la orilla junto a .es palo de jocote para esperar que amanezca. Subí a Julio al Jocote y otra vez lo amarre al igual que la canoa, y me senté a esperar.

Al buen rato. como a la media hora, oímos que alguien se acercaba nadando; pero lo raro era que nadaba de poniente a oriente todo lo largo do la laguna y en cada braseado que daba lanzaba un grito  ! EY !…!EY!.. EY,  indique a mi  acompañante-alguien viene, yo le voy a contestar…. no, me contesto, espérate, se fue acercando pasando a unos trescientos metros donde estábamos, los pelos se nos pusieron de  punta y empezamos a rezar nuevamente. Cuando ya estábamos mas tranquilos, el compañero pregunto  que crees que sea esto Luis?…talvez el alma de algún .ahogado, respondí.

Más tarde vimos que al otro lado prendieron fuego en el rancho de Don Pedro y empece a gritar:  DON PEDRO…DON PEDROOOOO….DON PEDROOOOO,  hasta que me contestaron  y quedamos mas tranquilos, para eso, ya estaba aclarando, serían, calculo, como las cuatro y media de la madrugada.  Esperamos a que el Sol saliera y nos venimos a casa, después de llegar a la playa de San José me sentía mas aliviado de todo lo que nos había sucedido. Gracias a Dios, no nos paso nada; pero con este poco de pescado tenemos, expuse a mi buen compañero.

Al llegar a la casa, le contamos todo a mi mama, por supuesto que nos encontrábamos asustados, también se le explicamos a la abuelita Lupe, y esta dijo: Ramona ya no dejes a estos ir a pescar, no sea cosa que se los coma el pescado, ese hombre que vieron nadando y que gritaba, no es mas que el dueño de la laguna

Corrí a darle de comer a la piedra, esta se salió del frasquito dando un silbido y desapareció en el aire con rumbo a la laguna.. MAMA.. .MAMAAAAA,  se me fue, la piedra, me lamente, y entonces la abuelita Lupe, contentó:  MEJOR HIJO, YA ERA TIEMPO  PUES NADA MALO TE PASO, PUES ESE TE IBA A LLEVAR….

FINA:  Un día, viendo un documental en la tele, nos dimos. Cuenta que esa mancha de pescado se le llama cardumen  y salen a la superficies cuando los peces ya no tienen que comer en el fondo, se da cada cierto tiempo…por eso es que esta laguna tiene sus misterios y hay que respetarlos y tener miedo, terminó diciendo Luis……

Cuando nos dimos cuenta, ya eran las once de la noche y los niños se encontraban acurrucados a mi lado y decían:  YO TENGO MIEDO AL HOMBRE DE LA LAGUNA MAMA.

Anuncios