TRAVESURAS DEL DUENDE

Posted on agosto 7, 2011

0


TRAVESURAS DEL DUENDE

Por. Ascensión E. Morales Cetina

Desde la aldea San, Joaquín, Municipio La Libertad, Petén, personalmente vino a visitarnos la Sra. María Justina Donis,  el 25.8.96,  y en breve entrevista que sostuvimos nos dijo: Alla en mi casa, le escucho todos los días en el Programa “Gran Concierto” por Radio PETEN,  me gusta y los felícito por tan interesante y alegre programa,  sobre todo por la marimba,  y lo que allí se relata. Aquí, le traigo esta carta donde les cuento  una mi experiencia,  y agregó, tengo mucho que platicarle,  pero eso será para otra ocasión que yo le visite.  Le dimos las gracias y un fuerte abrazo de respeto y gratitud.

Al abrir la carta referida,  la sra. Donis, entre otras cosas y textualmente escribe: El  Duende, es muy enamorado,  Este personaje,  estaba  muy enamorado de mí,  pues  cuando en las noches yo me acostaba con mi esposo a dormir,  escuchaba que relinchaba el caballo en el patio de la casa, mi esposo, se dormía tanto que no se daba cuenta de lo sucedido. Después,  que relinchaba el caballo,  yo miraba cuando entraba por la puerta un muñeco chiquitito como mi dedo pulgar.

Continúa diciendo la exponente: Se acercaba a mi cama,  y cuando él se iba  acercando,  yo sentía que el pelo se me ponía erizo, mi cintura se aguadaba y los pies los sentía como si los tuviera hinchados, yo despertaba a mi esposo» pero él se dormía profundamente y no sabía de nada.

El patojlto, con sombrero, se me subía a la cama,  me comenzaba a acariciar los pies, luego se pasaba en medio de los dos,  me ponía el brazo abajo de mi cabeza y comenzaba a besarme,  acariciaba mucho mi cabello y me sobaba,  con sus manos la cara. Dejaba en mi un fuerte olor a flores y se me subía como lo hace un niño.

Yo  le tiraba de bofetadas y cuando me daba cuenta era que le pegaba a mi esposo y comenzábamos a discutir. Yo me puse bien delgada,  porque ese mal espíritu no ne dejaba dormir. El me ofrecía mucho dinero y me decía que dejara a mi esposo, y yo no podía dejar de ver a ese mal espíritu un caballero muy bonito,  sus bigotes bien hechos, y sua ojos radiaban como cualquier hombre enamorado. Se despedía con un beso al aire y una risa burlona que se dejaba oír en toda la casa.

Cerca de la casa, había una Iglesia, yo escuché por la noche que dijo el predicador Amigos, si tú te sientes abatido por el enemigo,  hay muchos que el diablo los tiene oprimidos, cuando te sientas ser abatido, dile Solo la sangre de cristo tiene poder,,,,y cuando yo dije así,  el muñequito con sombrero y hermoso, se desapareció y así fue como nunca me volvió a molestar.

Para finalizar su carta, dice doña María Justina Donis de Aldea San Joaquín,  La Libertad,  PETEN:  Le cuento que el 26 de septiembre cumplo 43 años de existencia.  Por nuestra parte le enviamos un saludo atento y le deseamos muchísimas felicedades.

El documento original,  ha quedardo debidamente archivado en nuestro folder “Gran Concierto” – textos originales.

Anuncios