UN DIA DEL NOVENARIO DEL CRISTO NEGRO DE PETEN SEIS DE ENERO

Posted on agosto 7, 2011

0


UN DIA DEL NOVENARIO DEL CRISTO NEGRO DE PETEN

SEIS DE ENERO

Texto de Profesores: Alvaro Nolasco Trujillo Corzo

Julián Francisco Aldana Cano.

Escenificación: del Profesor Rafael Romero Sosa.

Cuenta la leyenda que el Estado de Yucatán, México, vivía una señora Guadalupe Gómez dueña de inmensa riqueza, quien atacada por parálisis general, sufría amargamente, y de cuya enfermedad había sido ya desahuciada por la ciencia de aquella época. En esta situación la señora Gómez recibió la feliz noticia de los milagros del Cristo de Esquipulas en Guatemala, y en un instante sublime de fe y esperanza clamó al Señor, por su salud, ofreciéndole el sacrificio de llegar a su santuario en romería y regresar a su tierra trayéndolo consigo.

Pocos días después llegó el alivio y tras él su total curación, un milagro más del Cristo de Esquipulas.

Fue así como la mencionada señora hizo el viaje de Yucatán al santuario de Esquipulas cumpliendo la promesa hecha al Señor después de su romería, se entrevistó en la capital del reino, con el escultor Quirio Cataño, concertando con éste la talla de una nueva imagen del Señor crucificado para conducirla a Yucatán. El contrato se hizo con la condición de que la señora Gómez, esperaría para llevarla consigo, la que le fue entregada después de larga espera, siendo la imagen igual que la anterior tan acabada y perfecta, con la única diferencia, que la primera imagen es de color café y la segunda o sea la que se encuentra en Petén es de color negro. La señora Gómez salió, con su preciosa carga rumbo a Yucatán, teniendo que pasar de regreso por el Petén como lo hizo en su viaje de venida, antes de salir contrató a un grupo de cargadores para acompañarla hasta Yucatán. Llegó a la Isla de los Remedios y San Pablo del Itzá, solicitando posada para dejar en la pequeña Iglesia de ese entonces, techada de huano y bajareque, en donde fue depositada la imagen de Nuestro Señor. Tiempo que dicha señora concedió a su gente para descansar  y luego proseguir su camino.

Como hemos dicho, la señora Gómez se presentó a la iglesia para sacar la imagen acompañada de los cargadores, la levantaron para conducirla fuera de la iglesia, conforme avanzaba para la puerta, el peso del Señor iba aumentando enormemente, hasta hacer imposible sostenerlo en la marcha hacia la puerta de salida, asustada la señora y público presente, redoblo la fuerza humana aumentando el número de cargadores, para levantarla de nuevo del sitio en donde había sido asentada para descanso pero no hubo entonces fuerza humana que pudiera levantarlo, en tan apremiante situación la señora pidió ayuda al pueblo pero todo fue inútil, la imagen de Nuestro Señor, no se movió.

Ante portentoso milagro, pospresentes dispusieron retirarse a sus posadas, para ver la posibilidad de levantarla al día siguiente, lo cual al intentarlo de nuevo, fue inútil, dispusieron regresarla al sitio donde se encontraba anteriormente o sea en lo que ocupa hoy el altar mayor del templo: fue una manifestación más clara del Señor, bastando la fuerza de dos hombres para levantarla y regresarla al sitio indicado. El Señor dispuso quedarse en Petén. ¡su primer milagro!.

Al darse cuenta la señora Gómez de la Divina voluntad del Señor se arrodilló ante la sagrada imagen, retirándose juntamente con su gente, ofreciendo al señor volver a Yucatán y edificarle su templo. Fue así como al correr de los meses dicha señora volvió con muchos albañiles dedicándose con toda fe a levantar el sólido templo que por siglos fue la morada del Señor de Esquipulas o Cristo Negro de Petén, y nuestra Señora de los Remedios del Itzá.

En su honor y honra se celebra la Feria Departamental de Petén dando principio al novenario el día 6 de enero, en ese tiempo se dividía la ciudad en 10 barrios, cada barrio, estaba a nombre de una persona a quien denominaban dueño del día, cada una aportaba su ayuda económica con debida anticipación, así como prestaban ayuda material para desenvolverse en los quehaceres que involucraba el movimiento de la fiesta, formando así una cadena de armonía de uno para todos y todos para uno.

PRIMER CUADRO

APARECE.

Una iglesia, repique de campanas, un tambor sonando, señoras, señores, jóvenes y niños; reunidos en el atrio, se escuchan bombas, marimbas, cantos del Niño Dios y antorchas.

NARRACION:(se abre el telón)

Se despierta el pueblo entero a las tres de la mañana, con el repique de las campanas y el tambor, indicando la primera alborada del novenario del Cristo Negro de Petén, es el seis de enero, todos los habitantes, hombres, mujeres y niños se encaminan a la iglesia que está situada en el centro de la población; reunidos en el atrio (pausa), estallan los primeros morteros, la marimba lanza al viento las primeras notas de la música típica regional (pausa) y el señor cura invita a los feligreses a ingresar al tempo para dar inicio al rezado y a los cánticos al Cristo Negro de Petén.

NARRADOR: (entre bastidores)

Una vez terminado el rezado en la iglesia donde se encuentra el milagroso Cristo Negro de Petén, el dueño del día invita a los asistentes a bajar a su casa a saborear los deliciosos bollos con café caliente, todo es algarabía; en el trayecto la marimba acompaña (se oye la marimba), no hay quien se quede en casa durmiendo, todo mundo se levanta pues principian las fiestas del Cristo, nuestro patrono.

(Se cierra el telón)

SEGUNDO CUADRO:

APARECE

La sala de una casa, mesa, sillas, bancas, escaños, platos, bollos, jarrillas de café caliente, la chatota y el caballito.

NARRADOR: (se abre el telón)

Y viene lo bueno  que es comer los deliciosos bollitos, se empieza a sentir el agradable olor del café bien caliente y los dueños  del día no dan abasto para atender a la gente, huele a cosa sabrosa, unos destapan bollos, otros reparten el café y otros por un lado se empinan la primer botella, le limpian la boca e invitan a sus demás compañeros, la marimba no deja de ejecutar con admirable maestría las piezas típicas de antaño que hacen vibrar los corazones de los asistentes, entre estas piezas están: La Chatota, El Caballito, La Cerveza, El Agua Tibia, Sácate los bollos Tomasa: reciben sus últimos toques la Chatota y el Caballito para después la gente  se deleita viéndoles bailar en las calles de la población, el caballito según la tradición, se ocupa de asustar en los caminos vecinales a las personas qu3 acostumbran viajar durante la noche.

Los versos dicen:

Caballito del Tío Vicente,

échate la carga y no la siente

en otro tiempo asustabas;

ahora ya no la haces,

tu tiempo ya ha pasado,

con todo lo que cargabas. (Se repite)

la chatota o mojiganga, también se apresta para acompañar al caballito pues no podía faltar la tradicional chatota, se cuentan que era un muñecón de tres varas o más altura, imitando a una mujer fantasma, la exhiben bailándola en las calles de esta ciudad. Tiene su música especial acompañada con unos versos que dicen:

naranjas verdes, chatitas,

limón maduro, chatota,

dame un besito chatía,

con disimulo chatona,

ya no puedes espantar,

pués somos otros muchachos,

haz la prueba y verás,

que te vamos a bailar. (Se repite)

Es costumbre que en cada esquina la chatota y el caballito bailan, para que así la gente se divierta viendo como bailan, terminando de recorrer las calles, la chatota y el caballito llegan a la casa del dueño del día.

Se cierra el telón.

TERCER CUADRO

NARRADOR: (entre bastidores)

La concurrencia, una vez terminado el desayuno y las vueltas de la chatota y el caballito, se retiran a sus casas, se apresuran a darle fin a sus obligaciones hogareñas, las mujeres a despejar el hogar de sus quehaceres domésticos que pudieran restarle tiempo para dedicarse a sus deberes religiosos. Toda la comunidad pendiente del repique de campanas y de los primero morteros en señal de que ha llegado las diez de la mañana, hora de la bajada de la Venerada Imagen del Cristo Negro de Petén, para rendirle veneración.

(Se abre el telón)

APARECE:

El altar de una iglesia, candelas, candeleros, todos los fieles, hombres, mujeres y niños, la banda de música, cantoras, un Cristo, veladoras, repique de campanas, una maesa, algodón, el padre y el adorno del altar.

NARRADOR: (telón abierto)

Principia a llegar los feligreses, los cantos religiosos en la iglesia, los trajes, como se puede observar, muy elegantes, los hombres con sus trajes completos, las señoras muy bien vestidas con mantillas en la cabeza, las señoritas luciendo sus mejores galas y en fin toda la gente elegante, esperando el descenso del milagroso Señor de Esquipulas, todos llenos de fervor religioso que caracterizan a los peteneros, gentes de todos los demás municipios se hacen presentes para este solemne acto.

Los señores de trajes completos, con sus vistosos sacos, inician la bajada del Señor, los acompaña la Banda Civil Departamental (granadera y campanas), todos de pié esperan con devoción la colocación del Cristo Negro para que sea Venerado, los fieles principian a hacer las grandes colas para que besen a la venerada imagen (cantos, y un devoto reparte algodón con el que ha sido ungido el Cristo Negro, mientras tanto continúan los cantos religiosos, esos algodones son muy estimados por los feligreses, pues, se guardan como reliquia.

(se cierra el telón)

CUARTO CUADRO:

NARRADOR: (entre bastidores)

Una vez terminada la Bajada del Cristo Negro, las personas se bajan a sus casas a almorzar, mientras tanto en la iglesia continúa la visita de los fieles al Cristo trayendo a sus respectivos patronos de sus pueblos, para que ellos vengan también a venerarlo. Petén entero se vuelca a la cabecera departamental, a rendirle homenaje a la Sagrada Imagen, todo es alegría y fervor religioso. Mientras tanto en la casa del dueño del día es alegría y movimiento, pues se preparan las vueltas que dan colorido a la fiesta, el seis de enero se ha caracterizado como el día más alegre del novenario.

TELON ABIERTO:

Se inician las vueltas por las calles, tambor, niñas vestidas de trajes de colores, enmascarados con sus chicotes (al salir la vuelta se cierra el telón).

NARRADOR:

Se inician las vueltas por las calles principales de la población, primeramente bailan en el frente de la casa del dueño del día y después el recorrido, la marimba no deja de deleitar con sus ejecuciones musicales y la gente se aglomera en todas las esquinas para presencias el bailes de las niñas y los enmascarados, cosa curiosa es que éstos corretean a los niños con sus largos chicotes.

Se acercan a la casa para el descanso merecido de los bailadores y para despedirse bailan nuevamente en la casa del dueño del día.

TELON ABIERTO:

Marimba, tambor, muchachas vestidas de trajes largos, dos parejas con trajes típicos (al salir la vuelta se cierra el telón).

NARRADOR:

Este día por ser el inicio del novenario las vueltas se hacen todo el día y vemos que otros grupos se preparan para ir a alegrar al pueblo entero, bailando como es costumbre frente a la casa del dueño del día. Vemos unas muchachas luciendo sus trajes largos como se usaban antes y otros grupos con trajes típicos y se va a la vuelta a recorrer calles principales, los vecinos abandonan sus quehaceres  hogareños y corren a las esquinas, unos gritan y otros empujan, todos quieren darse cuenta y `participar en los bailes mientras tanto, la comida se está quemando en la cocina, pero ellas siguen atentas a las vueltas tradicionales. (se cierra el telón).

QUINTO CUADRO:

NARRADOR: (entre bastidores)

Llegan las tres de la tarde nuevamente hombres, mujeres, y niños se dirigen al templo como siempre bien entacuchados y vistiendo sus mejores galas, las señoras, para estar presentes en la subida de la Venerada Imagen, siempre acompañada de la Banda de Música, los morteros echando punta y los repiques de campanas anunciando que el Cristo ha sido ya colocado en su sitial de honor donde permanecerá durante los días de la Feria y durante todo el año.

TELON ABIERTO

APARECE:

La iglesia y los fieles, la tambora y la marimba, también aparece el padre, una vaca (escondida), fuego de leña, antorchas.

NARRADOR:

Los católicos hombres y mujeres dan inicio ya al Santo Rosario, los morteros hacen vibrar al viento con su ruido estruendoso y todos los niños esperando que termine el Rosario para dar inicio a la quema de la tradicional vaca, terminando ya el Rosario el tambor principia a dar la voz de alarma, ya que se acerca la temible y a la vez alegre y vistosa vaca, los niños corren de un lado a otro buscando a sus mamás, lloran, gritan y ríen, prendidos de las enaguas de sus mamás, la gente se aglomera en el atrio de la iglesia, la alegría y emoción se hace presente con la llegada de la vaca, se observa la felicidad que embarga a todos los asistentes.

Todo es algarabía, uno de los dueños del día prende fuego a los cohetillos, canchinflines y morteros, que forman la vaca y otros se encargan de bailarla, unos corren, otros se acercan y otros gritan ¡Viva la vaca! Y el tambor no cesa de sonar, llevando el ritmo del baile típico de nuestro Petén.

(salen al frente, entra la vaca y queman globos afuera del salón).

(YA QUEMADA LA VACA SE CIERRA EL TELON)

NARRADOR: (entre bastidores)

El día seis de enero era en aquellos tiempos el día de más devoción y de mas alegría; todo el pueblo petenero rendía el justo homenaje al Cristo Negro y abandonaban completamente todos sus quehaceres y trabajos para dedicarse a la veneración de nuestro patrono y a celebrar con toda pompa el seis de enero esperando no perder nuestra tradición y continuemos con nuestro fervor religioso.

FIN.

Transcribió: Henner Alvarado Pérez

Anuncios