DELIRIUM TREMENS

Posted on agosto 8, 2011

0


DELIRIUM TREMENS

Ya que va asomando el final del camino, telarañas mentales rebuscan palimpseseto de mi vida bohemia, que me marcaron de por vida, valga la redundancia.

Llevaba varias quincenas de estar bebiendo, mi mente estaba confundida, tenía miedo, las noches las  pasaba en vela, me era imposible dormir. Mi familia sufría juntamente conmigo, ya que hablando incoherencias y a veces gritando no las dejaba conciliar el sueño. Mi padre que en paz descanse, fue al médico. Este galeno le recetó que me dieran una pastilla de Ecuanil, si a la hora no dormía me dieran dos y asi sucesivamente, mi cuerpo no respondía al somnífero, de tal manera que fui cayendo en un estado de desinencia, me ingresaron al hospital. En la noche estaba parado frente a la ventana que da al patio, veía en el césped a tres amigos, Fernando, Chevito, y Jarry, disfrutando una botella de licor, hasta con aumento hacia la marca “Ron Negrito”. Mucha dijo Harry, pobre moncho, démosle un trago, ¡Que se joda! Dijo Chevito, mi mente ordenaba que saltara la muralla. Llegue donde estaba el velador, de puntillas llegue al patio y la barda me llamaba, me encaramé y llegue a la calle saltando, me fugue del hospital. Al darse cuenta de mi fuga, me persiguió el velador pero no pudo darme alcance.

Jadeando llegué al cruce de caminos de la Ceibita, me paré, sen definir que rumbo tomar, al instante escuché una voz que me indico ¡A la izquierda moncho!

Era voz conocida, me guiaba…era la de mi prima Inocencia Aguilar Romero, no he podido establecer ese lazo parasicológico.

¡A la izquierda Moncho! Caminar y mas Caminar.

Al fin divisé una cabaña de setos, humilde donde una indígena, me veía, me acerqué, le pedi agua, me serivió un huacal lleno, que sorbo con ansia infinita caciando mi se angustiosa.

Segui caminando y la voz con la misma orden. No omito manifestar que llevaba puesto el coton del hospital. Llegué después de una caminar angustioso a lo que antaño era el campo de aviación, sitio en Santa Elena. Allí estaba Gonzalo Méndez, lanchero de la Farmacia Petén.

Puta compa que anda haciendo aquí y en esas fechas. Ese traje es del hospital.

Espere que termine de bajar la carga, lo llevaré a su casa.

Gracias compa.

Anuncios
Posted in: ENSAYOS