EL CERRO DEL CAHUI

Posted on agosto 8, 2011

0


EL CERRO DEL CAHUI

 

El cerro del Cahuí es un biotopo que comprende 650 hectáreas, pertenece al próspero municipio de San José, Petén, a orillas del lago Petén; dista 35 kilómetros de la cabecera municipal. El nombre de Cahuí significa ‘tuberculo amargo”; proviene del maya itzá: Kaj, amargo y Wi’, tubérculo.

 

El cerro tiene la forma de un lagarto, con la cabeza hacia el poniente. En los bosques del Cahuí se encuentra el Sendero de Sac O’ox (ramón blanco) y el de las Escobas, que posee el Mirador Maya y el Mirador Moreletti,

 

Por transmisión oral de generación en generación se conocen varios hechos, por ejemplo, que en la base del cerro y en el interior del mismo hay un templo encantado, levantado por los antiguos mayas. También se cree que debajo de la superficie del lago, a gran profundidad, se halla una abertura que sirve de entrada donde, apenas se asoma algún buzo, sale un gran pez considerado como guardián o espiritu del cerro. Asimismo, existe la creencia de que hay una gran cueva resguardada por un animal al que llaman Bo’witz. El término Jobón Witz proviene del maya-itzá Job’on, cueva o agujero de árbol y Witz, cerro.

 

Otra suposición es que en el Cahuí, considerado como cerro encantado o cerro brujo por los hechos que allí suceden, se escuchan voces y ruidos estruendosos, mayormente a media noche, como rugidos de león. Algunos pescadores nocturnos o candileadores dan fe de ello. Dicen haber visto descender del cero una gran bola de fuego muy brillante, que surca las aguas desplazándose velozmente hacia el Remate. Es probable que sea el nawal o espíritu de las aguas que, como luz misteriosa, surca el lago. Los ancianos creen que es un alma en pena. Si alguna persona se interna en los montes del cerro se le aconseja que no tome nada para sí, porque al querer cruzar el lago se desata una tempestad con riesgo de volcar la canoa y morir ahogado.

Anuncios