CAPITULO XI – LA FAUNA – ESPECIES QUE LA CARACTERIZAN

Posted on octubre 29, 2011

0


CAPÍTULO XI

 

La Fauna – Especies que la caracterizan

 

En El Petén se encuentran todos los animales que viven en las zonas tropicales y pantanosas de la América Central. Existen especies que se conocen, tanto en las costas del Pacífico de Guatemala, como en las del Atlántico, con la diferencia de que son de mayor tamaño y en número superior En el orden de los vertebrados mamíferos se encuentran:

 

Los micos, cuadrumanos que se observan en las montañas en grandes partidas y de distintos tamaños.

 

El Mono Chillón o Saraguate, este animal se distingue por sus gritos o chillidos monótonos, que en las selvas se alcanza a oír hasta más de ocho kilómetros dé distancia. La carne de estos animales, como la de los micos, sirve de alimentación a los monteros, así como la grasa, que utilizan como medicina para eI reumatismo.

 

Las Ratas, animales que causan grandes perjuicios en las sementeras, milpas y trojes de maíz. Existen en grandes cantidades y de distintos tamaños.

 

Cotaza o roedor que vive en largas galerías bajo de tierna; muy perjudicial para las milpas, cañaverales, raíces de plantas tuberosas, etc.

 

Taltuza, de mayor tamaño que el anterior, se mantiene en las milperías royendo en los  calabazales y otros frutos de las sementeras.

 

Conejo de monte, habita en los grandes llanos o sabanas del departamento y es muy buscado por el sabor muy agradable de su carne.

 

Tepeizcuinte, mu5/ perseguido por los cazadores por su carne de sabor muy exquisito. Este roedor constituía el perro de los antiguos mayas, el cual ya engordado les servía para alimentarse.

 

Las liebres y ardillas, estos roedores son muy comunes en todo el departamento. Como desdentados se encuentran los armadillos, los osos colmeneros y los hormigueros.

 

El armadillo, se encuentra en todas partes y es muy apreciado por su carne.

 

El oso colmenero, es perjudicial en los colmenares. Igual que el oso hormiguero; se encuentran en las selvas en gran número.

 

Paquidermos, entre estos animales de piel gruesa, existe el Tapir o Danta- Éste vive en las aguadas y en las riberas de los ríos en donde lo cazan, por la carne que es igual a la del ganado vacuno.

 

El Tapir, entre los mayas lo tenían como sagrado, y sobre de él llevaban a los ídolos en sus ritos religiosos.

 

Cerdos de monte, también muy perseguidos por su carne y el gran perjuicio que  ocasionan -en las cosechas del maíz.

 

Jabalí, animal de carne muy apreciada por ser casi igual a la del cerdo. En las selvas existen grandes partidas, siendo a veces peligrosos por atacar a los cazadores, quienes los persiguen por los perjuicios que ocasionan en las sementeras.

Venado: también de carne muy exquisita existe en las extensas sabanas del departamento en gran número, y son muy perseguidos por los tiradores. Entre los itzáes, este animal era visto con mucha veneración y no permitían que lo mataran; tal como lo indica Cortés en la relación de su viaje a Honduras, al pasar por estos lugares.

 

Cabro montes, especie de venado, de color pardo y más pequeño. En las montañas se encuentra casi solo.

 

Carniceros, entre estos animales están, en primer lugar, el Tigre o Jaguar, de los cuales existen dos clases, siendo el más feroz el tigre denominado <frijolillo> cuya piel es notable por ser blanca con manchas negras, como granos grandes de fríjol, de donde se deriva este nombre; la otra clase se conoce, por no ser tan perjudicial, como el primero; pero ambos son peligrosos, causando pérdidas de consideración en las haciendas de ganado, por serles una constante amenaza. La piel es muy apreciada para ornamento

y para calzado.

 

Puma o León Americano, a este carnicero lo cazan al andar en persecución de los jabalíes y cerdos de monte.

 

Los tigrillos’ son muy comunes y muy perjudiciales a los gallineros.

 

Gatos de monte, comadrejas, onzas, mapaches, pizotes, zorras y zorrillos se encuentran en todas partes. En el orden de las aves tenemos en primer lugar el Pavo Dorado (Maleagris-o cellata Cuvier); es el único en su género, por no encontrarse en otra parte, más que en El Petén; tazón por la cual se le denomina: Pavo Dorado de El Petén.

 

Esta bellísima gallinácea, del tamaño de un chumpipe, es de plumaje tornasolado con ambientes dorados, y una pendiente roja en la cabeza. Existe en grandes parvadas, tanto en la selva como en las dilatadas sabanas o campos, en donde les dan caza los vecinos de los pueblos para su alimentación, su carne constituye un plato muy exquisito; esta preciosa ave se domestica con suma facilidad, por lo cual sirve de ornamento en los patios de las habitaciones.

 

Faisán, del tamaño del pavo, pero el color de la pluma es habana, se encuentra también en grandes cantidades en los bosques, en donde se les caza para la alimentación.

 

Cojolito, compañero del faisán, con la diferencia de la pluma que es de color negro, y el penacho que tiene en la cabeza; constituye también la alimentación del montero.

 

Mancolol o Cologuina, especie de gallina, sin cola, se cría en la selva, domesticándose con facilid¿d.

 

Cobanchac, existe en los bosques, su canto es agradable y también se domestica.

 

Chilú, más pequeño que el cobanchac, andan qn el bosque en grandes partidas, y cantan también muy bonito.

 

Palomas, se encuentran en todas clases y tamaños.

 

Pájaros, existen en grandes cantidades, distinguiéndose unos . por su canto y otros por el plumaje. Entre los primeros están:

 

El censontle o primavera, pajarito de color pardo, que canta durante la estación de la primavera; su trino es variado y melodioso con el que deleita los oídos en las mañanas y tardes de la indicada estación.

 

El Guardabarranco, pajarito que vive en las barrancas de los municipios de Dolores y San Luis, cuyo canto es muy melodioso.

 

Clarinero, pájaro muy común; el macho tiene el plumaje de color azulnegro brillante, cuya cola de plumas largas, distiende para cantar.

 

Tucán o Pito real, se encuentra en gran número en las montañas; el montero los caza para alimentarse.

 

Tijereta, bello pajarito que mantiene dos plumas largas en la cola, las que distiende en forma de tijeras al volar.

 

Abubilla, este pájaro es bello por el penacho rizado que ostenta en la cabeza.

 

Golondrinas, de distintas especies. Como ave trepadora, existen infinidad de loros.

 

Guacamayo, cuyas plumas las utilizan para adornos por sus colores rojo y verde.

 

Carpintero, de esta clase se conocen varias especies. Entre las zancudas, figura la Garza blanca, que vive en las orillas de los lagos, lagunas y ríos; es muy apreciada por la pluma.

 

Garza morena, es muy común en todas las lagunetas y arroyos.

 

Garza gris, a esta zancuda se le conoce también con el nombre de “Correa” es comestible.

 

Pijije, se conoce en todas partes y existe en abundancia.

 

Chichalnap, esta pequeña zancuda se encuentra siempre sobre las anchas hojas de “Lot” y se alimenta de las semillas de ésta planta acuática.

 

En los lagos, lagunas, ríos, arroyos y lagunetas que por doquiera se encuentran en el departamento, existen infinidad de palmípedas, entre las cuales se distingue el “Pato Canadiense” igual al ganso y muy apreciado por su carne.

Pato habado, es también muy buscado por los cazadores, vive en grandes cantidades en los lagos y lagunas.

 

Pato negro, de esta especie se ven en todas las lagunas y aguadas.

 

Gaviotas, esta palmípeda se ve en partidas en los lagos; principalmente cuando se acerca un temporal.

 

Cuervo o Malache, animal muy perjudicial por la matanza de peces que causa en los lagos, y el almizcle muy fétido, que despide.

 

Rapaces, estas aves existen en distintos tamaños, desde los pequeños gavilanes, hasta los aguiluchos que viven en los corpulentos árboles de las selvas del norte del departamento, en donde siempre se da el caso de cazarlos para exhibirlos durante los días de la Feria departamental. Estos animales ya muertos, miden hasta tres metros de largo, de extremo a extremo de las alas; y las uñas, hasta tres pulgadas de largo.

 

Reptiles, comenzando con los quelonios que se encuentran en todas las partes que contienen agua: lagos, ríos aguadas, etc.; es digna de mención, la Tortuga blanca, especie muy solicitada

por los pescadores, por la carne y los huevos que son muy exquisitos; existen en grandes cantidades en todos los ríos del departamento, en donde alcanzan gran tamaño y peso, hasta de sesenta a setenta y cinco libras. Las conchas de esta tortuga se podrían utilizar para fundar una industria o un buen negocio, por el valor y tamaño que tienen, así como por el número de ellas en los lugares indicados. Existen otras clases, cuya carne utilizan como alimento los vecinos de los pueblos.

 

Saurios, estos reptiles también viven en todos los lugares indicados en el párrafo anterior, principalmente los caimanes y lagartos, que actualmente son objeto de una despiadada cacería, por Ia piel que tiene muy halagüeños precios en los mercados extranjeros.

 

Iguanas, Ias hay en diferentes tamaños y en todo el departamento. Entre las lag3rtijas que en todas partes se conocen, se distinguen dos clases, una de color gris, sin escamas y la otra verde; la primera, era conocida por los mayas, como medicina para curar tumores malignos o cáncer, y la segunda, para eI tratamiento de la sífilis.

 

Ofidios, se conocen en todo el departamento las venenosas y no venenosas; entre las primeras existe Ia víbora de cascabel o crótalo; alcanza gran tamaño y la edad se le conoce por los nudos de las sonajas que tiene en la cola, la cual suena aI ser tocada o perseguida para matarla; es completamente venenosa, pero son raras las muertes que estos animales ocasionan en las selvas a los chicleros o rnonteros, por la advertencia que hace al ser tocada, de sonar los cascabeles y prepararse al ataque; alcanzan a vivir hasta treinta años.

 

Nahuyac.a, culebra muy peligrosa por el color igual a las hojas secas, por cuyo motivo no se le distingue al pasar cerca de ella. Las mordidas son mortales. Esta especie, la conocen con otros nombres, como son: Víbora, barba amarilla y cantzitzi; de la culebra denominada “coral”  coralillo, hay dos clases, una completamente roja, y otra roja con nudos o fajillas negras; las dos son completamente venenosas y peligrosas porque no sólo muerden, sino pican con el dardo que tienen en la punta de la cola; existen muchas, pero las que se han descrito son las más comunes.

 

Entre las no venenosas, figura la <boa>; muy común; los agricultores de los pueblos no las persiguen por ser útiles contra los ratones que arruinan las trojes de maíz; aunque son siempre

perjudiciales en los gallineros, por atacar a los pollos para alimentarse.

 

Esta culebra persigue a las culebras venenosas; existe otra de color verde; aunque no crece como la boa; extermina a las culebras venenosas; a estas culebras las defienden los monteros,

no permitiendo que las maten.

 

Batracios, son muy numerosos, los sapos, ilüV comunes en el campo y jardines, sirven para perseguir a los insectos que perjudican las flores y hortalizas; ranas hay de varios colores; las verdes viven sobre los árboles y las casas de habitación en los poblados; el <<huó>e s otra clase de batracio que vive bajo tierra; durante las crecientes de las lluvias sale a la superficie en donde, en unión de las ranas, forman prolongados ruidos en los extensos bajíos llenos de agua; al <huó> los recogen los vecinos de algunos pueblos para alimentarse.

 

Las salamandras y renacuajos se encuentran en todas partes.

 

Peces, son tantas las especies de los que existen en los lagos, lagunas y ríos de El Petén, que es difícil enumerarlos; sólo el lago Itzá contiene más de catorce clases conocidas; pero en realidad, también existen peces desconocidos; tenemos por ejemplo el denominado <<pultá>, este pez es una excepción, por ser vivíparo; en el referido lago se encuentra en grandes cantidades; es pequeño, los mayores miden hasta nueve pulgadas; muy apetecido por tener pocas espinas y se conoce el sexo, por la hembra que tiene eI vientre abultado; al agarrarla y abrirla se extrae infinidad de pececillos; además, son muy conocidas porque siempre se encuentran dentro de agua largas hileras de esos pequeños pececitos tras de las madres, a quienes defienden, al ser atacadas por los peces de otra clase; del <pultá> se valen los pescadores, para la pesca del <blanco>>e l cual abunda también en el referido lago; este pez tiene pocas espinas y es muy apreciado para alimento’ por su sabor exquisito.

 

Se encuentran en abundancia, las mojarras, los bules, sardinas de varias clases; sardinas de leche, tienen este nombre porque al pescarlas despiden un líquido blanco, igual a la leche; esta clase de sardinas no la comen los pescadores; el peje lagarto, peje gato o siluro, anguilas, y otras muchas clases, que sería largo enumerar.

 

Entre los invertebrados existe un molusco denominado <<caracol>>, el cual se encuentra en regulares cantidades dentro del lago Itzá”, y lagunas cercanas; muy apreciado por ser un alimento de primer orden, según los naturalistas que los han conocido; las almejas, los husos o <<tutúes>ta mbién son muy conocidos como alimento, por la cantidad de calcio que contienen.

 

Los crustáceos son muy comunes en los lagos y ríos; los cangrejos y camarones los buscan los habitantes para alimentarse.

 

Entre los arácnidos están las tarántulas, de las que existen dos clases; una de ellas muy ponzoñosa, ataca a los animales del campo al dejar la baba que segrega entre la hierba, ésta les causa a dichos animales, una peligrosa infección en las patas, que no sana hasta caérseles los cascos; entre los alacranes también se conocen tres clases: pardo, verde y negro; el verde es completamente venenoso.

 

En El Petén existen todas las clases de insectos conocidos en la república y muchísimas otras variedades, a consecuencia de las condiciones del clima; por lo cual, hay moscas sumamente malignas, como por ejemplo la que produce el gusano denominado <<colmoyote>; esta mosca deja las larvas pegadas a las hojas de las plantas, en donde se adhieren a la piel de los animales, de las cuales nacen pequeños gusanitos que se introducen en la piel, que al desarrollarse son peligrosos por estar expuesto el animal a una fuerte infección; las personas, a quienes se les han introducido estos gusanos, se han visto graves, al estado de haber

causando la muerte dichas infecciones.

 

La otra clase peligrosa es la <<mosca del chiclero>>la cual pica atacando los cartílagos de las orejas y la nariz, produciendo una especie de chancro incurable antes del descubrimiento de la

penicilina, con la cual se ataca en la actualidad, era necesario amputar la parte enferma, para poder salvar a la víctima; esta mosca vive en la selva, en donde ataca a los chicleros durante sus trabajos.

 

No teniendo utilidad el mencionar los demás insectos en el presente estudio, nos abstenemos de ello.

 

Anuncios