AGUADA “LAS ILUSIONES”, ADIOS HASTA SIEMPRE

Posted on octubre 30, 2011

0


AGUADA “LAS ILUSIONES”, ADIOS HASTA SIEMPRE

Hoy deja de existir quien fuera antes un accidente geográfico, enmarcado dentro de nuestro bello, pintoresco y encantador municipio de San Francisco”.

LA AGUADA, ubicada al noroeste de la cabecera  municipal. f-lace tantos años fue ella base fundamental e importante para los habitantes del lugar, ya que a pesar de que era pequeña, guardaba suficiente agua llovediza para sustentar a sus moradores. Se secaba, cuando el verano era muy fuerte. Entonces la gente de este barrio tenía que recurrir en busca de agua a la otra aguada que está

ubicarla al saliente del mismo puelblo.

Recuerdan ustedes lo que fue la aguada en los años 1952 hasta nuestros días.

Fue un mes de septiembre cuando me trasladé a vivir frente a la aguada del centro, como se le llamaba en ese entonces, y recuerdo que en cada amanecer se podía observar su agua clara, con peces y caracoles. Esa agua sabrosa era el líquido preciado que se usaba para todo uso domiciliario. Cuántos no tomamos de esas aguas! Por qué? Porque no había otras fuentes de agua, más que de esas venditas aguadas que jamás olvidaremos.

o

Vivimos tantos años tomando de sus aguas, donde también tomaban los animales, y no había tanta enfermedad como las hay en nuestros días. Será que la gente hervía su agua, la filtraba, o porque tomaba sólo café y atoles de masa?

Así continuaron los años y, en 196l, un ingeniero cuyo nombre no recuerdo, visitó San Francisco y como todo visitante se enamora de sus embrujos, el ingeniero también se enamoró de una de las señoritas que vivía en las orillas de la aguada, pero al no ser correspondido, el citado profesional, triste y desconsolado se inspiró a través de su melancolía, bautizando a la aguada como Las Ilusiones, ya que sólo había vivido una ilusión de amor.

En ese entonces, la aguada estaba rodeada de 12 casas de guano y bajareque, mientras que hoy se cuentan 82 casas de lámina, en su mayoría de block y torta de cemento.

En el período del alcalde municipal Abner Cano (qepd), se mandó a circular la aguada con alambre espigado y postes de concreto para evitar la entrada de animales; también se construyeron unas piletas para mejorar la toma del agua.

Al correr del tiempo se gestiona la introducción del agua entubada y habiéndose hecho todos los estudios necesarios, el agua potable se hace una realidad.

Pero algo sucedió. Las aguadas se sintieron celosas porque ya no le eran útiles a aquellas personas que a diario llegaban a  recoger las aguas que guardaban.

Sólo miraban pasar a las personas por quienes continuaron visitándolas.

Años después, las aguadas se consumieron. La de “Las llusiones” y la del “Gallo”. Ya no volvieron a llenarse de agua. “Las llusiones” se convirtió en un foco de infección con el mosquito del dengue, el paludismo y otros, por lo que tuvieron qué intervenir las autoridades de salud pública para erradicar estos males.

En este mes de septiembre pasado, y a finales de siglo, desaparece la aguada “Las llusiones”, para convertirse en campo de la feria, es por ello que me permito felicitar a la Honorable Corporación Municipal y muy en especial al profesor Fredy Ademir Contreras Zetina, Alcalde Municipal, por su valiosa decisión de colocar en ese lugar lo que será el campo de la feria y que quedará en la historia como un patrimonio cultural para nuestro municipio en su feria patronal, contando ya con un salón social y otras instalaciones que pronto serán una realidad.

Posted in: ENSAYOS