LA MARIMBA PETENERA

Posted on octubre 30, 2011

0


LA MARIMBA PETENERA

Los amantes de la música, ansían la proximidad de la feria departamental, para deleitarse como el año pasado, con las diversas marimbas que procedentes de varios pueblos, llegaron a esta cabecera, para solemnizar la fiesta.

Justo es tributar un homenaje de admiración imperecedera a la marimba, porque siendo ésta un instrumento regional y antiquísimo, merece el recuerdo venerable de nuestro conglomerado social, ya que viene evolucionando día tras día, haciéndose cada vez más agradable al oído, con sus variadas notas, que, al igual del piano, puede desarrollar piezas tan complicadas, como la gran serenata

de Schubert y otras joyas y prendas del arte musical. La marimba petenera, cuenta a la fecha, con un extenso repertorio, pues cabe suponer que los aparatos de radio-receptores, existentes en esta ciudad, vienen ilustrando también al cuerpo musical, quien compenetrado de lo que importa la música, procura con todo empeño solucionar sus problemas; de ahí que con suma complacencia podamos decir: que, nuestra marimba dé actualidad

llena a satisfacción el papel más importante de nuestras diversiones.

A la fecha contamos en esta ciudad, con tres marimbas de doble teclado que se llaman, una: “Juventud Petenera”, propiedad Petenera”, propiedad de don José Víctor Pinelo Baldizòn, con su bateria completa; la otra “Petén,, de la pertenencia de don Pablo Peña W. y Ia otra “Marte”, perteneciente a la Banda de Música Militar, con su violón e instrumentos de viento, siendo ésta la que proporciona conciertos, alternados con la Banda Militar, por la noche de los días martes, jueves y domingos, en el parque Central.

Estas tres marimbas hacen las delicias de los peteneros, habiendo excluído la .perla del Lago” por haber pasado recientemente a prestar sus servicios al inmediato pueblo de San Benito, de este departamento.

También tenemos buenas marimbas en casi todos los pueblos, sobresaliendo en segunda Iínea la de San Francisco y San Andrés de este mismo departamento.

El cuerpo de marimbistas está formado de muchachos entusiastas y poseídos del divino arte; y como son pocos para el número de marimbas con que se cuenta, con el fin de que cada marimba posea su correspondiente equipo, y en caso dado, pudieran tocar a un mismo tiempo las tres marimbas, sugiero para los interesados, la conveniencia de entrenar más elementos sanos, tomando de preferencia a los jóvenes mayores de diez y ocho años, a quienes podría exigirseles el cumplimiento de un compromiso.

También convendría, que, para evitar la separación de algún marimbista, por desagrado u otra dificultad entre el grupo, circunstancia que pudiera suceder, se formalicen los equipos a base de contratos legales, con lo que se obtendría la integridad de ellos en cualquier momento; . y sobre todo el adelanto sería con mejores resultados, ya que ningún novicio podría entorpecer la pieza, como sucede con el cambio frecuente de marimbistas.

Un conjunto de marimbas de antaño, era verdaderamente alegre su ejecución. Oír un Huachinango”, Fandango” o “Danza”, piezas favoritas del entusiasmo desbordante, era olvidarlo todo; capaz de hacer bailar hasta las mismas piedras, así como de hacer compañìa insensiblemente a los zapateadores, (bailadores), quienes adornaban sus bailados con puñados de bombas, (recitaciones galantes) que profundamente conmovían y excitaban generalmente

a los oyentes y observadores que aplaudían con todo énfasis y como fuera de sí, tocando manos reciamente y vivando a la pareja que entusiasmada bailaba todo lo mejor posible, especialmente la mujer, circunstancias que le prodigaban al acto una característica indescriptible, como matrimonios. cumpleaños u otras fiestas por el estilo.

Seria muy largo hablarle la marimba petenera, porque ésta nos trae en verdad recuerdos tristes de pasadas glorias, por lo que temiendo cansar a mis lectores, doy por terminado este relato, para continuarlo en otra ocasión si fuere posible.

Pedro Góngora.

Posted in: ENSAYOS