PERSONAJES INOLVIDABLES

Posted on octubre 30, 2011

0


PERSONAJES INOLVIDABLES

MORACETI

LA FLOTA

La FLOTA era un policía nacional que, vino a prestar servicio a Petén. Alto, espigado, desgarbado, ojos de lince, voz cavernosa, el

uniforme, por más que se lo ajustara, siempre le quedaba flojo, de andar lento, como que contaba los pasos. Siempre estaba presto a llamar la atención o meter miedo, especialmente, a los niños (que éramos nosotros). Cuando había un pleito o relajo entre personas mayores, por ejemplo chicleros, que mucho se observaba en esos años, LA FLOTA brillaba por su ausencia. Se hacía humo. No se asomaba ni para remedio. Pero cuando se trataba de niños, ¡Cuidado! con LA FLOTA.

Quién le puso ese sobrenombre? No sé. Vaya usted a averiguarlo; pero no cabe duda que fue algún petenero, porque en ese oficio los peteneros tienen especial sentido del humor.

La pandilla de muchachitos, en vez de tenerle miedo a dicho policía, más bien le molestaban hasta enfadarlo, y le jugaban la vuelta, y a veces, nuestro personaje lograba alcanzar a alguno, y le decía con esa voz gangosa de caverna: “MlRA VOS,.. EL ARTICULO 66 DE LA CONSTITUCION TE PROTEGE; PERO EL 55 TE METE El…” y

Naturalmente al oírlo todos zampábamos la carrera.

LA FLOTA, cuyo nombre de pila era LUIS, en el fondo no era malo, trataba nada más de cumplir con su deber, él como muchos de nosotros los empleados buscaba únicamente conservar el chance…LA ETERNA LEY DEL ESTOMAGO…¿Qué le vamos a hacer.

Cuando en 196O fuimos el equipo Magisterio a representar a Petén en un campeonato departamental de futbol que se jugaba en Cobán, visitamos Carchá, y para sorpresa nuestra allí encontramos a LA FLOTA, ya jubilado y entrado en años.

Raúl Morales se ha de acordar mucho de La flota, porque él y los cuaches Morales, eran de los que más fregaban al policía don Luis.

Cuando lo vimos en Carchá, ya todos éramos jóvenes, lo saludamos y recordarnos viejos tiempos, él se acordaba perfectamente de su estancia en Petén. Hicimos chistes con LA FLOTA, y naturalmente ya no le teníamos miedo ni al 66 ni al 55.

DUBON Le pusieron ese sobrenombre porque cuando rendía parte a su jefe decía: “No hay novedad mi jefe… sólo una flota de p… está

haciendo bulla en la playa”. Fue otro policía nacional; pero este, al contrario de la Flota, era de mediana estatura, gordo, cachetón, moreno, ojos saltones, pelo liso, el uniforme le quedaba a justadísimo, de andar pesado, cara redonda como la luna llena el once de enero. También vino a prestar servicio en aquella época aquí a Petén. Tal como las leyes lo exigían, los agentes del orden público tenían como una de sus funciones, vigilar que los menores no anduvieran en la calle en horas de escuela. De allí que los niños Ilegáramos a tenerles pavor, y a veces, hasta cólera (Dios nos perdone). El nombre o mejor dicho el apellido DUBÓN, quedó en adelante asociado a todo aquél que era gordo y rechoncho como dicho agente del orden público. También era de aquellos que la mayoría de sus víctimas eran los niños: pero cuando se trataba de problemas mayores solo se veía que Dubón y su correllaje doblaban la esquina……

DON CUNDO Y DOÑA CUNDA

Ellos eran esposo y esposa. Su hijo se llama o llamaba Valeriano.

Cómo llegaron aaquí… la respuesta sería: ganándose Ia vida, o mejór dicho, buscando donde ganarse la vida… de dónde eran?, francamente no lo recuerdo o nunca lo supe. Lo cierto que al Don

le decían CUNDO porque su nombre era FACUNDO, y a la Doña, pues, lo más fácil de la vida, le clavaron CUNDA (sólo cambiaron la O por la A ..¿Sus apellidos?…. sólo Dios lo sabía.

Locierto que doña Cunda era bajita, algo morenita, facciones de indígena, más bien delgada que gorda, pelo largo y negro

Lo fregado fue que en adelante y por todos los tiempos,el nombre CUNDA se lo decían a quién era bajita, es decir chiquita.

Así fue como en esos tiempos vino a trabajar de Maestra en la Escuela de Niñas una Profesora menudita y brava como ella sola. no le decían su nombre sino que le zamparon CUNDA (peor cuando en la escuela castigaba a alguna alumna, se ponían a pronunciar: Cunda por aquí Cunda por allá, y Cunda más allá…Dios me guarde!.

Pues bien, dichos señores vivían de hacer y vender golosinas: dulces, chupetes, bolitas de tamarindo, arepas, nuéganos, enchiladas, etc., y refrescos, especialmente, los famosos RASPADOS (hielo blancó con colorete y azúcar), los vendían en el parque y en los lugares donde había fiesta y nunca faltaron en las noches de concierto (domingo, martes y jueves; ahora creo que ya no hay esos conciertos). Cuando había fiesta, don Cundo y doña Cunda eran los primeros en estar presentes, eran los tiempos que CINCO LEN tenían realmente su valor.

Con ellos trajeron a su hi.jo Valeriano (también bajito) que pronto se hizo de muchos amigos entre los jóvenes y participaba en cuanta cosa se le tomaba en cuenta.,. era muy alegre.

Se decía en esos años que Don Cundo era muy enamorado, especialmente, de las niñas. La carnada que empleaba eran los dulces de su fábrica. A algunas se engañaba; pero a otras, se comían el dulce y dejaban al Don chupándose los dedos, salían corriendo como si Satanás las estuviera persiguiendo.

De repente, francamente no recuerdo el año, don Cundo, Doña Cunda y Valeriano desaparecieron de la lsla y del departamento petenero. Según se sabe volaron hacia la Capital. Alguien vio a Valeriano por Jardines de la Asunción trabajando; pero nosotros, hasta la fecha no sabemos qué se hicieron…

Por todo eso, don Cundo y doña Cunda juntamente con Valeriano, son parte de los PERSONAJES INOLVIDABLES….

DON TEOFILO LOPEZ

Otro de los personajes, para nosotros inolvidables, es el Sr. Teófilo López ya fallecido. El fue un traumatólogo empírico que prestó durante su vida valiosos servicios a cuanta persona iba en su busca.

En su juventud, trabajó como chiclero, y si la memoria no nos falla, a causa de un accidente laboral una de sus piernas le quedó mal, sin embargo siempre continuó valiéndose por sí mismo y trabajando como soldador, hojalatero y práctico en la traumatología.

Todos los que practicábamos algún deporte, tarde o temprano teníamos que caer con don Teófilo.

Su forma de tratar a los pacientes era muy especial y singular, particularmente, cuando la “descompostura o quebradura de un hueso” era  por jugar futbol. ” Roberto Boburg Castellanos, hermano de Erick y Efraín de los mismos apellidos se ha de acordar muy bien, pues, el bendito Roberto, se quebró el brazo como tres o cuatro veces.

Don Teófilo nunca cobraba por su servicio, siempre, cuando uno le preguntaba ¿Cuánto le debo?, contestaba: lo que tú quieras darme…

La fama de nuestro personaje avanzó más allá de nuestras fronteras, ya que en varias oportunidades lo vinieron a buscar para llevarlo a “componer” a diversas personas que habían sufrido algún

accidente..

Alguien me relató que, un médico radicado en ésta, állá por la década de los cuarenta, “celoso” de la eficiencia de don Teófilo, se quejó a la autoridad para evitar que el señor López ejerciera, y exponía varias razones . Bueno la cosa fue que , dicen…pusieron por la vivienda de don Teófilo a unos policías para vigilanca; pero…precisamente en esos días, el tal Galeno sufrió un accidente y se fracturó o dislocó algunos de sus intocables huesos…no tuvo más remedio que, con la cabeza gacha, avergonzado, arrepentido y renqueando tuvo que acudir a don Teófilo, quien, sin rencor y su risa campechana lo atendió y dejó “parejo”…naturalmente, la vigilancia de los guardias, por órdenes superiores, cesó de inmediato.

En otra oportunidad, me contaron, llegó un gringo, quien tenía torcido el cuello, debido a que la puerta del avión lo golpeó.. El bendito canche,. no podía volver la vista normalmente y tenía que dar una vuelta completa para ver hacia atrás.  Llegó a la “clínica’, y don Teófilo, en broma le dijo: ¡Oh Man..¿qué pasa a Usted que no puede ver para atrás? Oh Man—contestó el gringo puerta avión torció pescuezo mío, dicen tú sabes componer, por eso vine buscarte…diciendo estaba el canche Ia última palabra cuando el señor López le sonó tremenda manotada en el cachete. Luego lo

tomó del cuello y lo empezó a mover echándole aceite, le siguió diciendo: Oh Man.,. mueve pescuezo, ve para atrás, ¿Cuánto te debol ¿Ya no te duele? Ya no estás tieso? El gringo asustado y echándose tremenda carcajada ¡OH!… es verdaá que saber componer huesos; ¿Cuánto te debo?. El Sr. López le dijo: No es nada… de repente me llevás a los Estado Unidos… Al despedirse el canche le obsequió veinte quetzales, que en aquellos años eran, comparados a este tiempo, un poco más de cien.

¿Cuántas veces fuimos los muchachitos a visitar a don Teófilo por tener los dedos torcidos, el tobillo hinchado, el pie torcido a causa de jugar al futbol? Pero él siempre, después de regañarnos, componía el miembro averiado.

MEJIA

Mejía era todo un cómico, que se lucía durante los días del novenario al Patrono Cristo de Petén, pues, en todas las vueltas salí por las calles con su traje de payaso, una gorrita sobre la cabeza y el rostro pintado de rojo y blanco. Su nombre de pila era SALOME MEJIA. El apellido Mejía, quedó como sinónimo, por lo menos en aquellos años, de payaso; por ejemplo, si uno era muy chistoso, le decían: te parecés a Mejía… o eres un Mejía.

Según sabemos, Mejía era de origen salvadoreño y vino a ésta, buscándose la vida como chiclero. Conforme el tiempo transcurrió, se identificó con los peteneros, casó con una petenera y formó su

familia en este departamento. Era, podíamos decir, de ligereza mental para improvisar versos, luego les ponía música y los iba entonando en las esquinas de las calles por donde pasaban las tradicionales vueltas de la Feria departamental; por ejemplo estos que allá lejos recordamos:

Las muchachas bonitas que estoy viendo

de miedo se están cayendo,

porque las estoy viendo

y el novio: dedo está chupando…

¡Ay! viejitas bailadoras

con carita arrugada

y un lomo… que parece de batea…

Naturalmente, el acompañamiento era con la marimba típica de Chico Poot o la de Wiliiam y nuestro Cómico no dejaba de bailar.

CANCHE (Canchée)

Su verdadero nombre era Alejandro Canché. De origen mexicano, precisamente, nativo de Tenosique. Sus rasgos físicos denotaban descendencia mayá. No muy alto, moreno, algo cachetón no soltaba su sombrero, siempre andaba bien “planchado”, ó almidonado, como se acóstumbraba lucir  la ropa en ese entonces.

Llegó a estas tierras con la familia de los Aragón de origen nicaraguense, pues, si no estamos equivocados, él era esposo de una hija de doña Elisa Aragón.

Aquí se ganaba Ia vida como cruzador (de Flores a San Benito y viceversa), pues, tenía su canoa y motor Jhonson de diez caballos, color verde, y como era en ese tiempo, cobraba por cada persona

diez centavos de pasaje.

Debido a un accidente de trabajo, le amputaron la pierna izquierda y sólo tenla la derecha, la amputada la suplía con una muleta.

De repente, Canché se fue. Según parece para su tierra. Allá puso un negocio de aparatos electrodomésticos, y a la fecha no hemos sabido nada más de él.

Su imPedimento no fue obstáculo para llevar una vida normal tanto social como familiarmente.

DON RAFAEL CAMPOS

_ . Dg.n Rafael Campos, también vino a eEas tierras busc’nadose la vida. Era de origen mexicano.

Trabaió la chiclerfa, y si mal no recordamos lambién le hacfa a la soldadura v mecánical Sin e+nbarpopara

riosotros, niños de aquellos_dfas, se volvió inolvidable porque alegró mucho la tranquila vida”dé

la lsla con su famoso muñeco TORIBIO. Don Rafael era ventrllócuo m”uv bueno. Sus ordsentaciones

las hacfa en el teatro municipal de Cd. Flores, y alqunos peteneros, apréndieron de éf ese arte.

. Falleció trágicamente ácausa de asfixia Sr iñmersi’ón en el lagb Petén ltzá entre San Miguel y

Flores. Sus descéndientes viven en la hermoú penfnsula.

DOÑA GOYA ALDANA

Doña Coya, según s¿bemos, en su juventud se desempeñó como Maelra Maestra en la [scr¡ela

de Niñas de esta Ciudad. Siempre vivió’en donde crecieron y viven los Chenchos Morales, pues, es

propiedad de ellos. Allf existlauna casota de guano y bajareque con su corredorzón que nuncá lo

pintaron. ‘ En el.patio de su_casa_habfa naranja agria, granada, cate, flor de mayo y flores, etc.

Pues bien; doña C,oya forma parte de estos ap=untes, porque con ella ibán i parar nuestros centavos

(cllez a, lo sumo) que nos daban para .Sastar durante la noche de la Virlen (7 de diciembre),

especialmente porque nos vendfa muy sabrosas conservas. ¡ah!, habfa que chüparse los dedos con ei

nance_curlido, el cericote, conserya dg pun, bocadillos de coco y leché, jocoté curtido, etc., etc.

, EsanochedelaVirgen(Vfsperadel ódediciembre),salfamosádarvú<íltasalacalley’acaáavuelta

era la compra de golosinas. Nos vestfamos bien chancles, pantalones cortos y de tirantes’, camisas muv

sencillas, bien bañados y peinados, el zapato poco a poco lo fbamos domándo, porque sólo nos ló

ponfamos en los dfas “grárides’ de f iesta, ¡lues, iJe esa manera lográbamos que nos üurala más tiemoo.

Era l^a_época en que el.zapato más caro y lLjoso costaba unos Q15.0O, las lohganizas de primera val?an

Q0.05 c/u, la cuarta de queso cinco len, le hueso de res a diez centavos la llbra. la carne oara comer

bistek o de primera estaba a Q0.35, el fósforo a dos centavos cada caiita. los ch¡lindrines'(oan) a dos

por cinco, el huer¡o a cinco lm, el gas a.diez centavos la botella, la manieca a veintecentavos’la botella,

la sal a cinco len libra, los sastres cóbraban por hacer un pantalón dos q ueüales, y asf …… por cada focó

de luz eléctrica que la gente lenfa en su cása pagaba mensualmente’el .2S, áb. etc.

Un dfa, volviendo a nuestro personale, por-la tarde, allf por la casa de Carmela Zetina v lulieta

del mismo apellido, enfrente por donde vive’el famoso Íoto Finelo. se ovó la bulla oue doÉa’cova

estabamala… fuecosadepocóshoras… lueqo, laqentefuellegandoal case’róndesuaná- laSeñoCoía

habfa entregado su alma ál Creador. nl sigüientddfa del entierro se vefa pasar a Euienés iban a rezir

los nueve dfas, después la casa quedó ceriada con un candado en las arrirellas. Él s¡lenc¡o cubrió la

vieja vivienda y el patio se llenó de apazote; por último, ya no se vefa por las noches la luz del quinqué

de doña Coy?,.y la propiedad quedó en maños de un fahiliar de nueistro personaje inolvidabfe y ciue

Ad¡ián Ped¡o Och*ta frujlllo

Posted in: ENSAYOS