TRAS LA VERDADERA HISTORIA DE LA CONQUISTA DE LOS ITZAES EN PETEN

Posted on octubre 30, 2011

0


TRASLA VERDADERAHISTORIADELA CONQUISTADELOS ITZAES EN PETEN

 

Solamente por el tiempo loco, por los locos sacerdotes, fue que entró en nosotros la tristeza, que entró en nosotros el “cristianismo”. Porque los “muy cristianos” llegaron aquí con el verdadero Dios; pero ese fue el principio de la miseria nuestra, el principio del tributo, el principio de la “limosna”, la causa de que saliera la discordia oculta, el principio de las peleas con armas de fuego, el principio de los atropellos, de los despojos  de todo, de las deudas pegadas a la espalda, de la continua reyerta, del padecimiento. Fue el principio de la obra de los españoles y del los “padres”, el principio de los caciques, los maestros de escuela y los fiscales.

 

INTRODUCCION

 

La llamada Conquista del Itzá o del petén, fue llevada a cabo, 200 años después del descubrimiento de América, por Martín de Ursúa y Arismendi quien representaba la autoridad española. Según el Dr. Julio Castellanos Cambranes (“La Invasiónde los Demonios Blancos”, en preparación) no hubo tal conquista, ya que a los itzáes nunca los sometieron a esclavitud y servidumbre. La conquista no implica una mera derrota, sino la dominación al despojárseles de sus fuentes de riqueza, sometimiento a la esclavitud y ulteriormente a servidumbre, es decir un sometimiento militar, económico e ideológico (Severo Martínez,La Patriadel Criollo).

 

Los itzáes, al final, huyeron de la explotación económica, buscando el refugio del bosque tropical húmedo ya que siempre rehusaron abandonar sus prácticas religiosas y sus tradiciones, y, desafiantes, se defendieron y resistieron al dominio español.

 

LOS CRONISTAS ESPAÑOLES

 

Hay que tener presente que los cronistas trataron de idealizar las supuestas virtudes de los conquistadores y los describieron como personas de altos valores humanos, cuando en la realidad eran todo lo contrario, Juan de Villagutierre Sotomayor fue el cronista que publicó en 1710 por primera vez, en Madrid, la “Historia de ia Conquista del ltzá” y quien trata de idealizar, en todo el relato, la imagen del conquistador de Petén, Martín de Ursúa y Arismendi. El primer detractor de Villagutierre fue el padre dominico Francisco Ximenez, natural de Ecija, España, que vivió en Guatemala de1688 a1731, y quien escribió una enorme historia de su orden, donde emite un juicio feroz contra Villagutierre, a quien trata de “desalmado, sin migaja de vergüenza, que miente y adula sin tino”. Ximenez fue una de las más prominentes figuras de la historia centroamericana, que turro grandes conocimientos sobre las lenguas indígenas y quien escribiera el “Popol Vuh”, libro sagrado de los quichés, en base a relato de indígenas. Para el Dr. Castellanos Cambranes, Juan de Villagutierre fue un oscuro cronista de la época, que a través de una imaginaria conquista trató de convertir a Ursúa en una figura mítica; además refiere que la gran cantidad de documentación encontrada por él en los Archivos de Sevilla, solamente fue utilizada en mínima parte por Villagutierre, es decir que dicha obra fue escrita para alabar y enaltecer la personalidad de Ursúa. Este es dibujado como un militar orgulloso, ambicioso y político (G. Jones, n.d. chap 4-5)). La obra de Villagutierre ya ha sido rechazada por sus errores y por ser hondamente defectuosa (G. Jones: 1992:248).

 

FASES DELA CONQUISTA

 

El historiador Means (L983: 83, citado por Jones), identificó en tres partes ia Conquista de los itzáes: 1) Fase Exploradora, que comenzó con el viaje de Cortés en 1525 y terminó con Francisco Montejo en 1540-1546. 2) Fase de Proselitismo (Cristianismo), de 1614al-fl2ay 3) Fase Comercial y Militar que comienza en 1692. Enla Primera Fase, además del viaje de Cortés, que pasó por Petén rumbo a Honduras a castigar a Cristóbal de Olid, siguieron otros, en cuenta el del dominico Pedro de Lorenzo y del notario y escribano Feliciano Bravo en 1573, quienes en un segundo intento con 12 o 13 españoles y 50 indios, tampoco alcanzaron el ltzá.

 

La Fasede Proselitismo se refiere a la entrada de los frailes franciscanos desde Mérida, Yucatán y los dominicos desde Guatemala, quienes competían entre ellos y con el clero “secular” (jerarquía católica) por la evangelización de los indígenas. Entre estas embajadas sobresalen las de los franciscanos Fuensalida y Orbita en 1618, quienes destrozaron el Caballo de Piedra en templo principal o cues de la isla de Noh Petén. Este caballo representaba el caballo morcillo enfermo que dejó Cortés en 1525. Estos dos frailes tuvieron que salir emergentemente ante el enojo de los itzáes. En 1623 el padre franciscano Diego Delgado realizó una expedición desde Campeche, México, con 13 soldados españoles y entre 80 y 90 indígenas, pero éstos fueron muertos tan pronto llegaron a la isla, por lo que había hecho Fuensalida y Orbita y para evitar ser doblegados a la doctrina católica. Este desastre fue el precursor de una “Epidemia de Apostasía” que se diseminó a lo largo Este y Oeste de las tierras bajas a mediados del siglo XVII (Jones: 1989: 189-245; Scholes y Rovs: 1968: 305-315)

 

LAS REBELIONES DE LOS ITZAES

 

Hubieron causas de inquietud ir rebelión entre los itzáes, y estas vinieron encajadas con una serie de escaladas de sucesos desafortunados: a) Epidemia de fiebre amarilla que diezmó a los indígenas y españoles en 1648 y b) Condiciones económicas precarias. Por las labores forzadas, los mayas huyeron. Durante esta época empezaron las incursiones piratas por ingleses, y, además, las calamidades no faltaron; vino la hambruna entre 1650-54, un huracán en 1661 y una sequía en7669 (Roys: 7967: I20).

 

Los itzáes en todo momento lucharon contra los españoles para no dejarse reducir. A finales de 7670-7650 se efectuaron entradas militares que fueron repelidas por los itzáes. La pólvora venía a la par del catecismo de la conversión. A pesar de la aplastante superioridad de los españoles (caballos, el acero en forma de armas y la pólvora), los itzáes no se acobardaron y lucharon implacablemente.

 

EL CAMINO REAL Y NUEVAS INCURSIONES AL ITZA

 

La construcción de un camino Mérida-Petén fue con la idea de facilitar la reducción y pacificación de Petén. A comienzo de 1692, Ursúa, Gobernador de Yucatán, y Jacinto Barrios, Presidente dela Audienciade Guatemala, elaboraron el provecto de construcción  de este camino con el fin de unir las dos provincias y facilitar la “conquista”. Esta empresa fracasó ante la resistencia de los itzáes, quienes a través de motines y  deserciones lucharon para no dejarse reducir ni esclavizar.

 

Por estas fechas, también se realizaron diversas campañas de penetración al Itzá por el lado de Guatemala, una de estas al mando del Presidente Barrios, pero no alcanzó totalmente su cometido. La tercera campaña fue llevada a cabo por siete sacerdotes dominicos, entre ellos el padre José Delgado, Francisco Ximenez, Agustín Cano y 70 soldados, pero ios itzáes ya se habían rebelado y mataron a varios españoles.

 

El fraile franciscano Andrés de Avendaño y Loyola realiza tres viajes al ltzá desde Mérida, Yucatán, con el fin de catequizar a los itzáes. El primero fue a principios de 7695 y fue en secreto; llegó a Noj Petén (hov Flores), pero fracasó en su intento de la conversión total al cristianismo y en la sumisión al dominio español de parte de Can Ek (Rice  y Jones: 1993)

 

En febrero de 1696, los padres San Buenaventura y Alcoser y el capitán Pedro Zubiaur Isasi fueron atacados por una fuerza de dos a diez mil hombres (Comparato: 1984:15; Jones n.d chap 10), siendo capturados ) asesinados los dos padres. Después de este incidente, un grupo guatemalteco conducido por el capitán Díaz de Velasco fue masacrado en la costa sur del lago. Esto ocurrió el 7 de marzo de 1696. Acompañaban a Velasco, Cristóbal de Prada y Jacinto Vargas, quienes también fueron muertos juntos a otras 87 perosonas

 

 

LA TOMA DENOJ PETEN

 

Ursúa salió de Mérida para el lago Petén Itzá, e7 23 de enero de 7697 con un enorme convoy de bastimentos y personal: arriba Ce 235 soldados, 120 arrieros maya-yucatecos, personal de camino, carpinteros marinos, carpinteros calefatees, un número no revelado de caballería, armamento terrestre, etc. (Jones: n.d. chap 12). Al llegar a las orillas del lago Petén Itzá, en Ch’ich, que había sido abandonado por aquel tiempo, prepararon una embarcación en dos semanas y un muro defensivo. El 10 de marzo llegaron donde Ursúa, 3 delegaciones Itzá para evitar este ataque. La delegación estaba integrada por Ah Can Chan o Martín Chan, Chomach Xulu, otro de Yalein y el sacerdote Quin Can Ek; éstos fueron apresados.

 

El 13 de marzo de 1697, Ursúa lanzó el ataque desde su galeota (embarcación de remos), acompañado de 108 soldados españoles, 5 sirvientes, Martín Chan, un sacerdote y su asistente. La embarcación fue bendecida por el vicario Juan Pacheco con el nombre de San Pablo.

 

Antes del ataque confesaron, comulgaron y oyeron misa. A la salida del sol se dirigieron a Noj Petén (Flores), bien armados de arcabuces, municiones y demás armas. Los itzáes les salieron al frente, pero el poderío español era superior.

 

Este enfrentamiento fue implacable y sangriento de parte de los españoles y donde mataron a cientos de itzáes. A las ocho y media de la mañana, ya habían tornarlo la isla. Al desembarcar, comenzó la destrucción, prolongándose hasta las cinco y media de la tarde destruyeron casas, templos, quebraron ídolos, enceres de cerámica y saquearon los ídolos de jade, “esmeralda”, y códices- (J.C. Cambranes). La isla fue bautizada con el nombre de “Nuestra Señora de los Remedios v San Pablo del Itzá”.

 

EPILOGO

 

Esta barbarie resulta inexplicable ya que el baño de sangre fue innecesario. Ah Can Ek había comunicado su consentimiento para entrar en discusión con los españoles sobre el asunto de la conversión. Can Ek y Quin Can Ek fueron apresados con engaños y luego llevados hacia lo que hoy es Antigua Guatemala, no sin antes

bautizarlos con los nombres de José Pablo y Francisco Nicolás respectivamente. Quien cumplió la triste misión de conducir a los Can Ek fue Melchor de Mencos y en premio a esto, un Presidente de Guatemala, Miguel Ydigoras Fuentes le puso por nombre Melchor de Mencos a Fallabón y a Plancha de Piedra.

 

Cuando los españoles realizaron esta conquista ios 4 linajes mayas -Ah Can Ek, Ah Couoh, Ah Kin Canté y Ah Tut, estaban en desavenencias (ver “El Señorío o Linaje Can Ek, en esta misma revista). A pesar que se-decía que la llamada dinastía Can Ek gobernaba estos territorios desde tiempos de Cortés, la evidencia etnohistórica refiere que en 7697, el gobernador Can Ek no era sino un “primus inter pares”, una especie de interlocutor entre los cuatro gobiernos principales enumerados anteriormente.

 

Ursúa también tomó prisionero a Ah Cohuoj, quien por breve tiempo fue aliado. Mas tarde los españoles lo encontraron conspirando y fue ejecutado en el presidio de los Remedios el 8 de julio de 7697 (Jones n.d. Chap. 14). En el viaje ala Antiguasolamente Ahaw Can Ek y su hijo sobrevivieron. A Quin Can Ek murió y un cuarto individuo ltzá, primo de Can Ek, fue asesinado durante el viaje.

 

Ursúa pasó unos meses en la isla después de la conquista y se fue para Campeche, en donde fue excoriado por el gobernador Soberanis y brevemente puesto bajo arresto domiciliario. En febrero de 1699 volvió a Remedios a compartirla Gobernacióncon el General guatemalteco Melchor de Mencos y con Medrado, antes Gobernador de Chiapas. Después de la conquista, Petén fue puesto bajo jurisdicción dela Audienciade Guatemala, aunque eclesiásticamente estuvo en poder de los franciscanos de Yucatán (Schwartz: 1990: 37)

 

FLORES, NOH PETEN, A LOS 3OO AÑOS DELA DEFENSA DELITZA,

Posted in: ENSAYOS