UN DIA MAS

Posted on octubre 30, 2011

0


UN  DIA MAS

Carlos Alberto Asturias Paz

Como parte de las atribuciones a que el salario y el puesto obliga, es también necesario que eI ciudadano común conozca un día el vivir de un servídor público, en sus funciones  como gobernador departamental, son las 2:30 de la mañana, eI despertador y a levantarse, se inicia la jornada, ¡qué nos depara el día! A prepararse para salir, no olvidar la identificación, no sabemos si haya tapada en el camino o si hay retén de registro.

Veamos, son 148 Kms de terracería, sí llovió 6 horas o más, sí no pues quizás cuatro, tenemos que estar a las 8:30 a.m. en el Usumacinta, la lancha nos espera para llevarnos a México a la poblacíón más cercana a las lO:00 a.m. para traer a los repatriados. Paisanos, que por razones demás injustas, la mayoría de jueces, esperan el retorno a su tierra natal. Cuánta incertidumbre por todas partes, no habrá encuentro armado entre hermanos en la ruta y/o los narcotraficantes, contrabandistas o asaltantes no estarán atemorizando a los transeuntes. Que Dios nos proteja g adelante, nuestro guardaespalda: Ia providencia.

Obscuridad en el parque de Ciudad Flores, alguien, un trasnochador enamorado que amaneció en brazos de su amada o quízá el chiclero presto a ir a muy corto plazo a la montaña o Rubén que ya va a traer su leche.

A recoger al maestro compañero de viaje y al eterno compañero de Labores, el piloto del vehículo. Cupo completo, el delegado de CEAR, Ia compañera de hogar y el piloto, a rodar por esas brechas.

Santa Elena, San Benito, El Cimarron Santa Rita La Esperanza, La Libertad, La Sabana, EI Subín, Las Cruces y allí el destacamento de Palestina. Parada reglamentaría, identificación y adelante. Son las 5;30 a.m., ya vamos limitados de tiempo, pero qué bueno no ha llovido en la ruta, haciendo caso omiso de los agujeros, pues bien se puede pasar. Recordemos que por lo menos 10 años sin que se haga pasado una motoniveladora. Este invierno que ya se atrasó mucho, seguro no dejará a nuestros campesinos salir a llevar sus mínimas necesidades. Que Las autoridades centrales presten oídos a nuestros ruegos A que se provea lo justo y necesario por lo menos, ¡no puede haber colonización sin infraestructura vial, de salud y educación! ¡Qué es ese ruído! Se quebró la chaveta de Ia

cabeza del resorte, en medio de esta soledad y ya el amanecer presto a despejar, pues ni modo, amarremos con bejuco el resorte y sigamos aunque sea a vuelta de rueda. El compromiso ya existe A hay que cumplir, ¿cómo hoy, precisamente hoy, vamos a fallarles a nuestros paisanos?, guatemaltecos que llevan por lo menos 1O años Lejos de su tierra natal y sí se fueron 7 hoy regresan 32 de ese exilio forzado. Como fue previsto a las 8:00a.m. en Bethel sobre las márgenes del Bajo Usumacinta.

Saludos de bienvenida y el reencuentro con el Ing. Civil de CEAR, compañero de trabajo a lo largo y ancho de Guatemala, las pugas

y recuerdos de que sí fue en los drenajes de Antigua Guatemala o quizás en la introducción de agua de San Lucas o San Raymundo, a tal vez el Chixoy o la subestación Guatemala-Sur o la carretera de

San Jacinto La Frontera, o el Rancho Salamá ¡no! Tal vez La 6mera, Sípacate, o Caballo

Blanco; bueno, aquí estamos de nuew. Una

taza de café, una champuffada de casa g a

Echeuenia a traer a los paí.sanos. Remontar

aguas ab4io. elfamaso Usumacínta. cuadrc

del mundo uerde de la MansÍón del Páiaro

Se¡píentecada uez más le.íano U más íncierto

futuro.

I”a trísteza nos embarga, 32 guatemattecos

que hugendo de la uíolencía, unos pcrcos de

edad magor, el rest¡s de 12 a 15 años, hog

regrcsan g a maduros unos, ottos,pa hombres

y mujeres con híjos. ¿Qué les dará la patrí.a?

Duda, inquíetud, incerüdumbre. ¿Será mí

patria? Encontrarán al fin mís hijos la tan

deseada paz que todos bu.ramos, pdrán

superarse educatiuamente, les aseguraré

saLud y medíos honesücs de ganarse el pan

de cada día. ¿La incógníta? Después de

– laber uiajado toda la noche ¡>or Chiapas g

Tabaso, para lLegar a la frontera ¿habra

ualido Ia pena? “La suerte está echada”

En estos momentos es cuando la solidarídad

deL guatemalteco A ante la atónita mírada

deL uecino mexicano que admirado ue cómo

un doctor en sanítaría, un alto personajecon

grados académicos, un gobernador, un

íngeniero agronomo, un médíco, un teniente

g comandante de un desta.camento mílífal,

ní que ocho cuartos, a descargar eL camíón

mexícano A en cargar en compañía de los

campesinos g uatemaltrcos a cargar Ia lancha

para retanlar a la patría. Qué fu lla Cuatemala

con gente asl.

Torüllas, guacamol, chile e hílachas en un

plato nacíonal g en mi üena, sn las tres de

Ia tarde, hag que contínuar pues Ia carencia

de unpuesto desaludo un médíco en elárea

la gente debe ír a Sagaxché a control de

cuarentena, el cólera, el dengue. El martirío

no ha terminada, en cuatto o ci.nco d{.as

regresarán A el caluarto Dios quíera haga

termínado, que Ia luz se haga para esos

guatemaLtecos que nuestra pat¡ía reci.becon

los brazos abiertos, que la recompensa al fin

llegue. El díxurso of[cial g demagógíco de

bienuenída como parte de un protocoLo ga

exístente, aunque con el alma desgarrada

de no poder darles más, en fín, a conünuar

bregando.

Cada quíena tratar de sacar adelante dentro

de nuestras particulares atribuctones g de

nueuo h obscurídad g la ruta, o la ruta g la

obxuridad, la uuelta de rueda mañana es

otro día. Reparar el uehíc ulo, la reunión con

CONAP, que el progecto de reforestación,

que el saqueo arqueológíco en el Río Azul o

en el Perú ¿g de el saqueo forestaL qué? A

conuersar con las límíiadas autoridades

ciuiLes. Bueno, mañana es mañana, hog es

hog, me urge conseguir una entreuísta con

elhesidente g platicarconélcomo lo hícimos

antes, bueno, mís problemas son

departamentales, Ios de él nacionales, ga

habrá tíernpo.

En eL camí.no, dos o tres pLataformas con

caoba g cedro que ¡eran ítegates! Las 2l

horas, Ias luces de Ia bella Isla de Flores, a

descansar, úlo compraremos un agua y

unos panes para mañana, quízas ga

podamos sen¿arnos a desagunar con

suficiente tíempo. Será esto todo ¡ah! No,

hag que agradecer públícamente a esos

profestonales de Ia íngeníería cíuí1,

agronómíca, de salud g humanístíca a ígual

que a Los profesíonales del ejércíto su

uocación de patríotismo ¡sor una mejor

Quatemala A aunque breue g susüancroso:

MUCHAS ARACIAS PATRIOTAS. Una

rápída ojeada a h prensa escríta… que

Bush, queRusia, queCufu…. ¡ua! Suficiente

tenemos con b nuestro, es bueno saber u

caoúnno lcoe rn uloe sdúeol . r¡eDseto redpeeln mteu gn deon, lpa .p-r en^siat!

Alegría, un mensaje del hijo del gran

embajador g hermano mlo ,,EI Chino”

Putzegs, es un re¡>ortaje det abgado g

notarío, pontendo su graníto de arena pr la

patría. La semílla estA plantada y el fruto

princípal a germínar.

“Adelante, Patría a caminar.

Posted in: ENSAYOS