UNA IGLESIA PETENERA DE 300 AÑOS DE HISTORIA

Posted on octubre 30, 2011

0


UNA IGLESIA PETENERA DE 300 AÑOS DE HISTORIA

 

Como mudo testigo de casi trescientos  años, se yergue en el centro del casco histórico del Municipio de Dolores, la parroquia más antigua del departamento de Fetén, el templo católico de la virgen de los Dolores, que ha sufrido transformaciones Coloso construido de piedra y lodo, a la vieja usanza de los antiguos peteneros, se considera ahora como Patrimonio Cultural de Guatemala, con el registro de la nómina de Monumentos Históricos dela Repúblicade Guatemala con el Número 17-B-9-1.

 

Esta parroquia, es la única sobreviviente del Periodo Colonial en Petén, y data de principios de 1700 y aunque no se tiene datos histéricos de la fundación de la parroquia, se atribuye a la fecha registrada en la campana mayor’ La fachada principal del templo se orienta al oeste, y hasta 1943, el techo era de palma y se sostenía por medio de las paredes de calicanto y dos líneas paralelas de horcones, el artesón estaba construido con maderas finas de chicozapote’ caoba, entre otros.

 

El 23 de mayo de 1943, durante el rezo del Rosario, dedicado ala Virgenáe Dolores, patrona de este municipio, una bomba pirotécnica causó el incendio de este techo y la destrucción de algunas imágenes y parte de los antiguos archivos, los cuales, fueron trasladados, finalmente, al Archivo general dela CuriaEclesiásticade la ciudad de Guatemala’ Posteriormente, y a causa de un fuerte temblor, la espadaña central y los muros de la sección posterior del templo se derrumbaron. Al parecer estos mismos sucesos hicieron que la pila bautismal, tallada en piedra caliza de grano fino se rompiera en dos  partes. El sacerdote Gabriél Viñamata, en la segunda mitad del siglo pasado, y con la ayuda de un comité de vecinos, promovió la reconstrucción de ia iglesia y a su vez la construcción de una casa parroquial, obras que por la falta de recursos económicos no fueron concluidas. Estas obras consistieron en el tendido de un techo de lámina de zinc, la reconstrucción de la espadaña nuevamente con calicanto y la sustitución de los horcones antiguos por columnas de hormigón armado, en los  muros de la sacristía y en algunas partes de las nuevas obras, se utilizó block de pómez. En años recientes, se tendió el piso de la iglesia y se hicieron remodelaciones al altar principal, en cual consistía únicamente en una mesa de calicanto. También, fue restaurada la pila bautismal y cubierta con una capa de cemento. El material utilizado en su elaboración y los rasgos escultóricos que presenta sugieren que fue esculpida en la época de construcción de la iglesia. Para llevar a cabo las obras de reconstrucción, se formó un comité y por medio del mismo se solicitaron donaciones a los vecinos y amigos de la comunidad, quiénes se dedicaban a la extracción de chicle y quienes donaron medio quintal de ese producto por persona para sufragar en parte el costo de estas obras. Se dice que la lámina de zinc fue donada por el contratista de chicle Nicolás Novelo Táger, y el artesón y el machihembre utilizado en el nuevo techo fue preparado por Salvador Díaz Morales. La realización de estas obras se llevó un tiempo de tres meses y medio y fueron bendecidos estos trabajos el 8 de mayo de 1952, por el párroco de la iglesia de la lsla de Flores.

 

Las remodelaciones recientes del altar, la reducción de las puertas de la sacristía, el repello con cemento de la fachada y muros interiores, así como, la colocación de barrotes de hierro sobre algunas puertas de la sacristía estuvieron a cargo del constructor Hermelindo Heredia, nativo de Dolores.

 

La fachada principal de la iglesia es sencilla, la puerta principal y los nichos de los campanarios laterales poseen arcos de medio punto, no así el campanario central. En ambos lados de la puerta principal se observan dos columnas adosadas que rematan en un entablamento angular, el primero corre de extremo a extremo de los muros y ocupa la sección superior de la puerta, el segundo llega únicamente a las columnas centrales.

 

El muro de las espadañas laterales está adornado con una cornisa semejante a las anteriores, el remate de las mismas consiste en dos elementos geométricos; el remate central consiste en una base sobre la cual se sostiene una cruz de hierro. Se desconoce las modificaciones de que fue objeto la espadaña, el origen y la antigüedad de la cruz que sostiene actualmente.

 

La remodelación del Altar principal consistió en la fundición de una nueva mesa de cemento sobre la anterior y la construcción de dos escalinatas angostas que conducen al pedestal que sostiene la imagen grande de “La Virgende Dolores”. Esta imagen fue donada a la iglesia en 1956 por Nicolás Táger.

 

De las tres campanas originales de la iglesia, se conservan únicamente dos, la de Ia espadaña central (la mayor) y la de la espadaña del lado norte.” El tamaño dé la primera duplica el tamaño de la segunda. La tercera campana fue robada de su campanario en l972, desconociéndose hasta ahora su paradero. La campana central se encuentra agrietada en dos partes, por lo que ya no se utiliza. En ella aparecen grabadas dos inscripciones en letra de molde separadas por una pequeña cruz, que está decorada con ramas higuera. En la inscripción superior se lee AÑ0 DE 1711 (el último dígito se encuentra borrado por el uso de la campana), y en la inscripción inferior se lee:

 

VlRGEN DE DOLORES ORAD PRONOBlS”. La parte superior posee tres “asas” en forma de hojas que sirven para atarla al tubo de metal del cual penden. En la campana menor, también, aparece grabada una cruz, pero, ésta tiene figuras de asteriscos de formato cuadrado. Se considera que las campanas fueron fundidas en España e instaladas en la iglesia en el año de 1718.

 

A raíz del fuerte sismo registrado en 1999, en el área de Petén, la lglesia de Dolores sufrió serios daños que son evidenciados por el frágil estado de la estructura de la fachada central. Por falta de fondos en su mantenimiento, en marzo del 2001 se solicitó la intervención de la entonces Ministra de Cultura Otilia Lux de Cotí, y en noviembre de ese mismo año, se le solicitó al arquitecto Luis Mozas, dela Agencia Españolade Cooperación lnternacional. De ambas partes recibimos una negativa. El 21 de diciembre del 2005 fueron sustraídas de la iglesia varias piezas coloniales, entre ellas, la imagen de la “Virgen de los Dolores”, la cual, data del siglo XVlll. Algunos de estos objetos fueron recuperados en la ciudad de Guatemala.

 

Actualmente se realizan trabajos de restauración de la iglesia, iniciados con una donación de la Fundacione del Monte dei Paschi di Siena ltalia. La primera fase consiste en la estabilización de los muros laterales, liberación de flora y microflora, integración de repellos de los muros y cambio total de la instalación eléctrica. En la segunda fase, se consolida la fachada principal y los cimientos de la misma. Estos últimos fueron verificados por el Atlas Arqueológico en abril del 2007, los cuales, se encuentran, actualmente, en buen estado de conservación.

 

Los severos daños estructurales, así como la indiferencia de las autoridades para prestar mantenimiento y poner en valor a la parroquia de Dolores, p0ne en peligro este Patrimonio Cultural, el cual, si bien es cierto pudo intervenirse en su mantenimiento, no significa que esté completamente estable. Los trabajos que se realizaron fueron de emergencia para detener el avance del deterioro, pero la iglesia necesita una intervención más seria y amplia para así poder conservar la última iglesia Colonial en vigencia en todo petén, la cual, constituye un patrimonio Cultural de Guatemala, y no solamente de los dolorenses y peteneros en general.

Posted in: ENSAYOS