VIVA LA LIBERTAD

Posted on febrero 2, 2012

0


VIVA LA LIBERTAD
(Dramatización en dos actos)
(Mercedes Gladiz de Fernández)

Personajes:
Canónigo José Ma. Castilla
Doña Dolores Bedoya
Rosario (ahijada de doña
Dolores)
Juana (siruienta indigena)
Doña Ma. Luisa González
de Córdova (amiga)
Don José Cecilio del Valle
Don Pedro Molina Flores
Don Antonio Rivera
Don Mariano de Beltranena
Don Mariano de Aycinena
Don Gabino Gaínza
Don Mariano Gálvez
Lic. .losé Fco. de Córdoaa

PRIMER ACTO

ESCENARIO: En un salón grande con lámparas y candelas, adornado con espejos, cortinajes y muebles a la usanza de la época; doña Dolores Bedoya se pasea nerviosa, inquieta y exaltada exclama:

Doña
Dolores: No veo la raz6n para esperar más tiempo. Hoy mismo debe proclamarse la independencia. El ánimo del pueblo está propicio. Lo peligroso sería esperar más. ¿No te parece, Rosario? (Pausa, durante la cual, Rosario asiente y participa del nerviosismo de su madrina). Hemos caminado toda la noche por el cerro del Carmen, por el Hipódromo, por la Parroquia hasta las Majadas… en fin, ¿a dónde no hemos ido? … Les hen, hablado a los artesanos, a las tenderas, .. Ios campesinos que hemos encontrado… Todos a una voz, creen que hemos crecido suficientemente como para que nos dejen ya actuar por nuestra propia cuenta…

Rosario: En el mercado también nos lo dijeron madrina, ¿recuerda?

Doña
Dolores: Sí hija mía. Hemos exaltado el patriotismo del pueblo, que necesita más que unas palabras de aliento para obrar. Les hemos dicho que ha llegado ya la hora de pedir nuestra emancipación. ¿No somos, acaso, mayores de edad?

Rosario: Es verdad, madrina. Durante más de tres siglos hemos aceptado un dominio que no es necesario sea ejercido sobre nosotros. Hagamos valer, pues, el derecho que nos da Ia tierra americana.

Doña
Dolores: Me gusta oírte hablar así, Rosario, pero mejor que nuestras palabras, será nuestra acclon.

Rosario: Sí, madrina… Venga, asómese. Ya llevan la marimba al Parque Central, seguramente. so quiere decir que ya se están reuniendo en el Cabildo.

Doña
Dolores: Seguramente. Hay que agotar los medios, acuérdate que mi esposo…

Rosario: Ah…, el infatigable don Pedro. Su palabra hará mucho por nuestra causa.

Doña
Dolores: El nos dijo que hoy deberíamos reunir al pueblo, y pedir a voz de cuello la independencia, para que se decidan los que aún no están convencidos.

Rosario: Don José Cecilio del Valle, por ejemplo.

Doña
Dolores: Sí, Gaínza y Casaus también. Que vean a este pueblo hambriento de libertad, sediento de justicia y de igualdad.

Rosario: Sí, madrina. Ya verá cómo toda la gente llega a la cita. No nos impacientemos entre tanto. (Entra, sofocándose, Juana).

Juana: Señora…, viene mucha gente, mucha gente; todos gritan y corren. Y allí va la marimba también. Venga, varnos niña Rosario. Yo voy orita por mi rebozo… (Suena el tocador de la puerta fuertemente).

Doña
Dolores: ¿Quién será? Ve a ver quién es, Rosario. (Pausa de impaciencia). Pero si es María…María Luisa González de Córdova…

Doña
María Luisa: Por Dios, doña Dolores. Mi hijo, Cordovita, me manda aquí con usted para que nos vayamos al cabildo. Todos están decididos a que este día, este 15 de septiembre precisamente, se firme la independencia.

Doña
Dolores: Cordovita tiene razón, Doña María Luisa. Eso discutimos Rosario y yo antes de que usted llegara.

Rosario: Sí. madrina, pero varnos, vamos. Siento que el corazón quiere salírseme del pecho sólo de pensar que hoy puede ser nuestro día.

Doña
Dolores: Puede y debe hijita. Mi patria será libre, libre como el viento. Luminosa como su sol y grande como su cielo.

Doña
Ma. Luisa: Yo me siento desde ya, unida a ustedes. Así, nuestros corazones parecerán potros desbocados en pos de un anhelo. Pero. debemos estar jubilosas, ¿no lo cree? , porque ya parece que se respila en el ambiente el aire que anuncia libertad.

Rosario: Madrina, ¿qué es lo que trae Juana en esos paquetes?

Doña
Dolores: Son cohetes, hija mía. Subirán muy alto, atronarán el ambiente y su estallido será la voz que salude el nacimiento de nuestra patria, Guatemala.

Juana: Ay, Dios… apúrense, ¿no ve niña Rosario que allí van corriendo el niño Mariano Gálvez y don Miguelito Larreinaga? Y yo creo que ya don Pedro Molina está en el cabildo…

Rosario: Por supuesto, Juana. Démonos prisa que también veo pasar por allí al reverendo padre don José María Castilla. Vamos madrina, vamos doña María Luisa.

Doña
Dolores: Esperamos que entrarán en razón y oirán nuestros motivos para pedir la Independencia. Por lo pronto, conviene adelantar Ios acontecimientos para que el pueblo no llegue a las armas. Alegrémosle, incitémosle al júbilo y al regocijo.

Doña
María Luisa: Tiene raz6n, doña Dolores. Es mejor así.

Rosario: Pero vámonos.

Juana: Sí… (Corriendo). Apúrate doña Dolores. ¿No ves cómo corre toda la gente?

Doña
Dolores: Sí, vamos. Pero antes digamos al menos: ¡Que viva nuestra patria libre!
Las tres: ¡Que viva Guatemala!
(telón)

(Nota: Para no forzar a los alumnos que representan los respectivos papeles, se les indicará que deben demostrar su nerviosismo envolviendo y desenvolviendo los paquetes de cohetes, preparándolos para llegar sólo a quemarlos. Metiendó de una caja grande, en varias pequeñas, peinándose apresuradamente frente al espejo, finalmente se escuchará un murmullo grabado, para dar mejor la impresión).

SEGUNDO ACTO

ESCENARIO: En el Palacio de los Capitanes se encuentran todos los personajes que intervinieron en el primer acto; en el salón de ceremonias de la Capitanía, habla don Gabino Gaínza, sentado en el centro de la reunión.

Gabino
Gaínza: Su Majestad el rey don Fernando VII al nombrarme capitán general de este Reino de Guatemala, ha depositado en mí su confianza; no obstante veo que los acontecimientos se avecinan con incontenible fuerza; por lo tanto promoví esta junta para clarificar esta situación, y les pido que conjuntamente evitemos todo desorden…

Mariano de
Aycinena: Considero natural la exaltación del público ante las últimas noticias recibidas de Nueva España con vista a ellas…

Dr. Pedro
Molina: Estos informes nos dicen claro, que el destino de América se comienzá a cumplir. Muchos países se han desligado de España y ahora nos compete a nosotros declararnos libres del reino español.

Mariano de
Aycinena: Así es don Gabino Gaínza; el sentimiento general lo favorece, correspondiéndole a usted proclamar la libertad del reino de Guatemala y en vez de ser empleado de España, pasa usted a ser el director de este gran pueblo de Guatemala y sus provincias. (Don Gabino Gaínza con dificultad se coloca de pie).

Gabino
Gaínza: En realidad los patriotas como don Pedro Molina, con su periódico “El Editor Constitucional”; don José Francisco Barrundia con su periódico “El genio de la libertad”, han levantado el ánimo del público en favor de la Independencia, y todos los aquí reunidos son ciudadanos de acción. Por otra parte…

Mariano
Gálvez: Pido su perdón, brigadier don Gabino Gaínza, para decirle que se ha confirmado que Comitán, Tuxtla y Ciudad Real se unieron al Plan de lguala, por lo tanto todos pedimos hoy la independencia de España. (En la calle se junta el pueblo frente al palacio; se oye marimba, queman constantemente cohetes).

José María
Castillo: Señores, hablo por todos los patriotas. Pido de inmediato el juramento de la Independencia absoluta. Dios nos ha iluminado este día y El guiará a la patria libre de cadenas por el sendero de la libertad. (Sigue la música en la calle y se oyen cohetes. Doña Dolores Bedoya de Molina en medio del pueblo alza la voz).

Doña
Dolores: ¡Viva Guatemala! ¡Vivan los patriotas! ¡Viva la libertad! (Todos gritan, contestan, aplauden en la calle, las campanas tocan sin cesar en señal de alegría.

Lic. José
Córdova Compatriotas, no hay tiempo qué perder, la votación debe hacerse en este instante, será individual y se levanta el acta donde…(se hace la votación)

José Cecilio
del Valle: Señores, en este momento redacto el acta. (se sienta y escribe). (Todos hablan y se consultan y luego se levanta José Cecilio del Valle y lee).

José Cecilio
Del Valle: “Palacio Nacional de Guatemala, quince de septiembre de mil ochocientos veintiuno. Siendo públicos e indudables los deseos de independencia del gobierno españo, que por escrito y de palabra ha manifestado el pueblo de esta capital: Recibidos por el último crreo diversos aficios de los ayuntamientos constitucionales de Ciudad Real, Comitán y Tuxtla en que comunican haber proclamado y jurado dicha independencia…reunidos en este salón del Palacio, el señor Arzobispo, los señores diputados de la Audiencia Territorial, el excelentísimo Ayuntamiento, el consulado y el colegio de abogados, los prelados regulares; reunidos todos, meditado y discutido del asunto y oído el clamor de Viva la Independencia que repite el pueblo reunido en las calles y plazas, se acordó.

1º Que Guatemala es libre, soberana e independiente de España y de cualquier otra nación.
2º que en el Gobierno continúa don Gabino Gainza.
3º Que la religión católico se conserve pura e inalterable.
4º Que tanto los prelados, como los civiles, traten por todos los medios de mantener la paz y el orden en todo el territorio”. (Se pone de pie y lee el Acta en voz alta, todos se abrazan y felicitan; en la calle se oyen gritos, música, cohetes y campanas).

Lic José
Francisco de
Córdova: Voy por doña Dolores Bedoya de Molina.

Mariano de
Beltranena: Yo lo aompaño. (Córdova y Beltranena, mutis y luego regresan con doña Dolores).

Antonio de
Rivera: Compañeros, un aplauso para doña Dolores, incansable luchadora por nuestra independencia. (Aplausos. Doña Dolores Bedoya de Molina dice):

Doña
Dolores: Pueblo de Guatemala: hoy, se ha firmado por todos los próceres el Acta de Independencia. Ellos os dan un patria libre de cadenas, soberana e independiente. Os toca a vosotros conservar libertad formando hombres dignos para su engrandecimiento y protección.

Posted in: CARTILLA CIVICA